Carmen Bazán se deslinda de malos manejos del Museo José Luis Cuevas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 27 de Febrero, 2018

Carmen Bazán se deslinda de malos manejos del Museo José Luis Cuevas

La Fundación es la responsable del no adecuado uso de recursos, añadió. Los problemas comenzaron desde 2014 con el apoderado Salvador Vázquez

Carmen Bazán se deslinda de malos manejos del Museo José Luis Cuevas | La Crónica de Hoy
Katya Mardueño, Carmen Bazán y Ricardo Olmedo durante la conferencia de prensa.

Beatriz del Carmen Bazán, viuda de José Luis Cuevas, se deslindó del Museo José Luis Cuevas, luego de que la Auditoría Superior de la Federación reportara irregularidades, y señaló a la Fundación José Luis Cuevas y Novelo AC, como responsable de los malos manejos.

En encuentro con los medios, la viuda explicó que mientras ella estuvo al frente del Museo sólo se ocupó de contactar a los artistas y organizar las exposiciones, pero que desde 2016 no tuvo acceso al recinto museístico ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Bazán dijo que cuando aún vivía José Luis Cuevas descubrió las irregularidades, por lo que acudieron con autoridades de la Secretaría de Cultura federal e INBA, para que el apoderado legal, Salvador Vázquez Araujo, hiciera las aclaraciones correspondientes:

“El apoderado legal nos cerró la puerta, acudimos con Lidia Camacho y con Rafael Tovar y de Teresa, quien me dijo que no me preocupara y si José Luis no quiere a este hombre, lo vamos a quitar, pero falleció”.

La viuda explicó que los problemas surgieron desde 2014, cuando el apoderado empezó “una guerra”, pues no quería que el artista plástico tuviera conocimiento de los eventos sociales que se realizaban en el museo.

“La Asociación no sirvió de nada e hicieron del museo una empresa”, apuntó Bazán y añadió que una de las respuestas que le dieron las autoridades es que era una asociación civil, con normas particulares, por lo que debían realizar una asamblea.

Al ser cuestionada sobre por qué no dejó la dirección del museo al conocer las irregularidades, contestó que fue a petición de José Luis Cuevas. “Mi esposo no quería que renunciara. Como directora siempre hice mis exposiciones, aunque no podía acudir al museo. En la cuestión financiera de la fundación siempre hubo un muro que no podía pasar. El apoderado legal es el que tiene que responder y dar todos los datos”.

Bazán agregó que, incluso, “le pusieron” dos candados a la librería, donde ella guardó algunos objetos y creaciones de Cuevas. Además dejó en claro que desde que se tuvo conocimiento de las irregularidades, en 2014, se hicieron las denuncias correspondientes.

LITIGIO. Bazán estuvo acompañada de Ricardo Olmedo y Katya Mardueño, abogada que enfatizó en que el Museo José Luis Cuevas funciona a través de la Fundación, misma que tiene una serie de asociados, dentro de los cuales no se encuentra la viuda.

“Se denunció poca transparencia en cuanto al manejo de la información en vida del maestro, situación que le preocupaba, en realidad ninguna de las autoridades dio una solución sensata. Cuevas tenía la facultad para hacer dicha asamblea pero falleció. Tendría que hacerse esa asamblea. Aparentemente el INBA está de acuerdo y acudiría como invitado, al igual que el Gobierno de la Ciudad de México”.

La abogada indicó que existen dos tipos de obra, las que José Luis Cuevas donó al INBA y las que le heredó a Bazán, misma que como directora del Museo nunca realizó actividades administrativas.

“No es nuestro papel responsabilizar a nadie, para esto están las autoridades. La transmisión de la propiedad de Cuevas a favor de Beatriz fue en virtud de donaciones, no de testamento, lo mismo con las hijas”.

Katya Mardueño explicó que el artista plástico sí dejó un testamento; sin embargo, ya no había cosas materiales por repartir. Además, la marca José Luis Cuevas fue registrada desde el inicio a nombre de Beatriz del Carmen Bazán.

FAMILIA. La viuda abrió las puertas de la casa-estudio de José Luis Cuevas, ahora en su propiedad, vestida de blanco confirmó que el artista murió a causa de acidosis metabólica severa, presión sacra y cáncer de colon:

“A sus hijas les repartió muchas cosas en vida, ellas no han quedado conformes, ellas hablaban e insultaban mucho, por eso su papá no las quería ver. No sé qué historia vendan para que sea creíble ante la gente. (Deseo) Encuentren la paz y la felicidad, porque ellas solitas, están muy amargadas”.

Al ser cuestionada sobre el archivo de José Luis Cuevas, declaró que todo estaba en el Museo e informó que hasta la fecha no ha vendido ninguna obra del artista, pues sólo se ha dedicado a realizar homenajes.

Bazán enfatizó en que le corresponde al INBA  y la Secretaría de Cultura federal salvaguardar las mil 860 piezas que Cuevas donó, por otro lado, dio a conocer que la última voluntad de José Luis Cuevas se relacionaba con el destino de sus cenizas.

“Siempre quiso que las conservara, y, en su momento, que estuviéramos juntos en la urna de Los Siameses. La urna con las cenizas de José Luis está guardada en una iglesia. Ya tenemos un nicho en la Catedral Metropolitana”.

Ricardo Olmedo dijo que consideran denunciar a la Fundación y el Museo, por administración fraudulenta contra quien resulte responsable. 

Imprimir