La Esquina

Podemos asegurar que la renegociación del TLCAN ya sería un hecho, de no ser por la presencia disruptiva de Donald Trump. Su fobia antimexicana se ha convertido en un obstáculo para los propios negociadores de su equipo, que comprenden ya que el tratado es beneficioso para ambas partes.

 

Imprimir

Comentarios