Anaya y Meade olvidan a AMLO - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 28 de Febrero, 2018
Anaya y Meade olvidan a AMLO | La Crónica de Hoy

Anaya y Meade olvidan a AMLO

Juan Manuel Asai

El periodo de intercampañas les gustó a PRI y PAN para darse con todo y sin medida.

El candidato presidencial del PRI, me refiero a José Antonio Meade, ocupó dos secretarías de Estado, incluida la de Hacienda,  en el más reciente gobierno del PAN. Si en el quehacer político hubiera algo de lógica, las dirigencias de ambos partidos se hubieran puesto de acuerdo para lanzarlo como candidato común y unir fuerzas para contener el embate de Morena y López Obrador.

Eso fue justo lo que hicieron, de manera informal, PAN y PRI, en el 2006 para contener el embate del tabasqueño y conseguir que Felipe Calderón ganara, haiga sido como haiga sido, la elección para Presidente de México. ¿Por qué no lo hicieron esta vez? ¿Tan siquiera lo consideraron? En lugar de esa alianza natural en torno a un candidato ciudadano que sirvió de manera impecable a gobiernos priistas y panistas, el PAN anda en un romance bizarro con el PRD, que en sus lejanos orígenes fue de izquierda, y el PRI sufre porque hasta ahora su candidato no ha dado el estirón esperado.

Mientras ellos se pelean, López Obrador anda por ahí, como si nada, haciendo disparates y diciendo chistoretes de los que sólo él se ríe, confiando en que la tercera será la vencida y pronto será presidente electo de México para hacer más disparates y decir más chistoretes, pero con el poder del Ejecutivo Federal, de manera que todos tendrán que reírse de sus gracejadas.

Dicen los que saben que justo eso, lo del 2006, es lo que están haciendo ahora, pero por la mala. Me explico. En aquel entonces el PRI fue con un candidato impresentable que usó su puesto de dirigente nacional del partido para amarrar la candidatura presidencial, lastimando de más a sus correligionarios. Fue un madrazo del que el partido tricolor no se repuso. Al saberse fuera de la pelea, algunos priistas colmilludos y abusados, resolvieron participar en un operativo de voto útil, capitaneado por la maestra Elba Esther Gordillo, que tuvo espléndidos resultados. Al final del día sí compitieron juntos.

Ahora PRI y PAN intentan llegar al periodo formal de campaña, que arranca dentro de un mes, cada uno como el único partido que puede detener a AMLO que es un peligro para México. No eligieron el camino de la negociación sino de la eliminación del contario. Puede salir, pero también ambos podrían caer los dos y que la campaña presidencial fuera un paseo dominical para el tabasqueño.

¿Podrían haber negociado? Al parecer no. Ricardo Anaya resolvió en algún momento que él, a pesar de tener una carrera política muy corta, que sólo tiene para presumir una diputación federal, podría ser Presidente y entonces atacó con saña a Margarita Zavala y desalentó a cualquier otro panista que quisiera disputarle el cargo y además, esto es lo que cuenta, traicionó a los examigos del gobierno federal que alguna vez confiaron en él.

Usó el puesto de presidente del partido para encumbrarse, justo como Madrazo lo hizo en su momento. Ahora, ya lo sabemos, están enfrascados en una batalla campal sin ganador a la vista.  Se supone que el ganador rete a AMLO, quien es el puntero. Eso, si hay ganador.

¿No hubiera sido más lógico ponerse de acuerdo para atacar primero a Obrador y una vez con el tabasqueño tambaleando se pelearan entre ellos?

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios