Nacional

Aclaren su proyecto educativo, exige Mexicanos Primero

Frente al candidato Ricardo Anaya y Esteban Moctezuma Barragán, responsable de temas de Desarrollo Social de Andrés Manuel López Obrador, Mexicanos Primero pidió a los aspirantes a la presidencia de la República que se pronuncien sobre la continuidad de la “transformación” educativa, así como sobre la necesidad de aterrizar las leyes generales en reglamentos y normas; reajustar prioridades en gasto educativo y “rediseñar las evaluaciones”.

La organización civil , en voz de su directivo David Calderón, hizo esa solicitud en el foro “La Escuela que queremos” realizada en la Ciudad de México. En tanto, Alejandro Ramírez, también directivo de Mexicanos Primero, manifestó que “lo que viene en el debate público de los candidatos se reduce a una apuesta: ir para atrás o para adelante. O nos dejamos arrastrar por abismo del reparto de prebendas, programas sin verificación, gasto insensato, corrupción, clientela y sometimiento”.

Ni Ricardo Anaya ni Esteban Moctezuma hicieron uso de la palabra a lo largo del evento; sólo Anaya estuvo hasta concluir el evento, Moctezuma se retiró a la mitad del mismo.

A cuatro años de la reforma educativa se dijo Jennifer O Donoghue: “hemos visto avances pero no estamos donde necesitamos estar”, reconociendo como un avance la creación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), que ha permitido “más articulación para garantizar un desarrollo integral del la primera infancia”.

Para Mexicanos Primero, la evaluación docente que desde 2015 ha examinado a más de 230 mil maestros “proceso justo” que hace énfasis en que es obligación del Estado garantizar la formación docente orientada al aprendizaje.

David Calderón indicó que “los niños y jóvenes no se merecen propuestas infundadas o meras ocurrencias” invitando a los partidos a que no jueguen con los maestros ofreciendo lo que no pueden cumplir o arengándolos para tratar de capitalizar viejas heridas o cuentas pendientes, porque no se pueden sacrificar derechos de los niños ni negociar su futuro.

Al concluir, Anaya saludó a algunos de los asistentes y se tomo fotos, para luego salir y, nuevamente, responder preguntas sobre el tema del presunto lavado de dinero en el que se la ha involucrado y, también como ya es pauta, para que se refiriera a que ve en esas acusaciones una cortina de humo para “tapar” los desvíos de recursos que su contrincante Meade habría dejado pasar cuando estuvo al frente de Sedesol.

Imprimir