Negocios

Potencial depreciación del peso pegará a la inflación: Banxico

Pronostica una alza de precios del 3.8% al cerrar el año, todavía superior a la meta del 3%. Perspectiva trimestral permitirá una mayor valoración de los riesgos: Díaz de León

El Banco de México (Banxico) espera una inflación más elevada para este año, respecto a lo que se preveía al cierre del 2017, debido a los incrementos en los precios de los energéticos y algunos productos agropecuarios, aseguró Alejandro Díaz de León, gobernador del instituto central.

Al dar a conocer su reporte trimestral de inflación, el titular del Banxico estimó que la inflación anual finalizará el 2018 en 3.8 por ciento, cifra superior al 3.0 por ciento previsto en su informe anterior, dado a conocer previamente.

El banco central dio a conocer por primera vez sus expectativas de inflación por trimestre, pues anteriormente sólo daba a conocer su pronóstico anual de inflación. El cambio en las previsiones de este indicador, sirven para llevar un mejor registro del desempeño de los precios de los productos, explicó Díaz de León.

Es así que Banxico pronóstico que para el primer trimestre de este año, la inflación se ubicará en 5.5 por ciento, superior al 4.6 por ciento previsto anteriormente. En tanto que para el segundo trimestre espera una inflación anual de 4.8 por ciento, desde un 4.1 por ciento.

Respecto a las previsiones para el tercer trimestre del año, el organismo central prevé que la inflación se ubique en 4.3 por ciento, desde un 3.6 por ciento pronosticado previamente.

El titular del organismo reiteró que será hasta el segundo trimestre del año próximo cuando se alcance la meta del 3.0 por ciento en la inflación anual, cifra que se había previsto lograr en 2018.

“El retraso en esta trayectoria está asociado, en parte, a los efectos aritméticos que tendrán los incrementos de los precios de algunos energéticos y frutas y verduras que afectaron en los últimos meses la medición de la inflación no subyacente, así como a la posición cíclica de la economía, la cual podría estar afectando la velocidad a la que la inflación subyacente ha disminuido”, dijo.

En este sentido, indicó que los principales riesgos para la inflación son que se registre una depreciación de la moneda nacional en consecuencia a una negociación desfavorable del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y a una volatilidad asociada al proceso electoral de 2018.

Por otro lado, el Banxico mantuvo su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2018 al ubicarlo en un rango de entre dos y tres por ciento; además consideró que la política monetaria que ha impulsado el organismo ha sido responsable ante la evolución de los precios y los choques externos en los últimos meses. 

Imprimir