México tiene un área de oportunidad para realizar investigación con el Max Planck | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 01 de Marzo, 2018

México tiene un área de oportunidad para realizar investigación con el Max Planck

Si bien tienen programas de intercambio académico, se necesita ir más lejos, señaló Andreas Trepte, de la Oficina de Enlace con Latinoamérica de la institución alemana

México tiene un área de oportunidad para realizar investigación con el Max Planck | La Crónica de Hoy
El simposio Fronteras de la Ciencia se llevó a cabo desde el martes y concluyó ayer. 

Si bien México tiene diversas colaboraciones con el Max Planck, no está aprovechando la potencialidad de este vínculo binacional, refirió Andreas Trepte de la Oficina de Enlace con Latinoamérica de la institución alemana. Durante la ceremonia de clausura del simposio Fronteras de la Ciencia, coordinado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) y el Instituto Max Planck, refirió que éste tiene alrededor de 150 proyectos en esta región del continente, de los cuales 18 corresponden a México. “Globalmente tenemos cuatro mil proyectos y tan sólo España tiene más que toda Latinoamérica”.

La Sociedad Max Planck es un conglomerado de 84 instituciones científicas alemanas que, juntas, son la tercera mayor potencia científica del mundo, sólo detrás de las Universidades Harvard y Stanford.

Durante el cierre del simposio que concluyó ayer, y que se llevó a cabo desde el pasado martes 27 en el Auditorio Jaime Torres Bodet, del Museo Nacional de Antropología, Trepte dijo que el resultado e intercambio del encuentro es tan sólo la foto en de un largo viaje en evolución entre ambas naciones. “Este simposio fue un intercambio entre lo que se hace en cada país y que ha sido la semilla que germinó en más colaboraciones en otros países”.

A lo largo de estos tres días, especialistas del Max Planck y de investigadores mexicanos de los Centros de investigación Conacyt, así como de universidades y otras instituciones, expusieron los avances en sus respectivas áreas del conocimiento, desde astrofísica, biomedicina, biotecnología y súper cómputo, entre otros.

Durante el acto final, Julia Tagüeña, directora adjunta de Desarrollo Científico, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) refirió las áreas de colaboración de ambos países, como en el Observatorio de Rayos Gamma HAWC, ubicado en Sierra Negra, Puebla, entre otros. 

RELACIÓN PARA EL FUTURO. Andreas Trepte, gestor del encuentro, mencionó que el Max Planck es una organización con presencia en todo el mundo, sin embargo, su concepto de internacionalización comienza “en su propia casa”, donde incluso tienen directores de institutos que no son de origen alemán. “Tenemos una cultura diferente en ese sentido con las naciones latinoamericanas”. 

Acotó que la participación mexicana aún es incipiente, a diferencia del vínculo que tienen ya con países como Argentina y Chile, donde llevan a cabo proyectos conjuntos de investigación. “Tenemos un potencial que debemos explotar (…) Los avances que hemos tenido en otros países podría ser el reflejo de lo podríamos lograr con México en el futuro”, mencionó. 

El directivo alemán dijo que si bien existen programas de intercambio académico entre ambos países, se necesita ir más lejos. “En Argentina tenemos una presencia desde hace años y llevamos a cabo proyectos conjuntos, como esperamos llevarlo a cabo en el futuro con Conacyt, porque esto nos ayuda a establecer puentes y relaciones más productivas, así como generar grupos asociados a diferentes institutos del Max Planck”. 

Para consolidar el vínculo se requieren tres vías como base. “Recibir más estudiantes de doctorado. Mantenemos muchos cursos abiertos en español, los cuales provienen  de nuestros diferentes institutos”. Por otra parte, agregó, hay muchas solicitudes de estudiantes de doctorado provenientes de Asia y Europa, pero muy pocas de países como México. En ese sentido, “la pelota está en cancha mexicana”. 

La segunda se relaciona con la llegada de más jóvenes interesados en realizar un posdoctorado en la institución, muchos de estos incluso están diseñados para que regresen a sus países y realicen investigación.  

Finalmente, dijo, no existe un capítulo de colaboración entre México y el Max Planck. “Por ello, ahora estamos en desarrollo de instrumentos y herramienta para lograrlo. Esperamos que este año tengamos la primera ruta de asociación entre nosotros”.

Imprimir