Roberta Jacobson

La embajadora de EU en México anunció ayer que deja al cargo para el que fue nombrada por el anterior mandatario, el demócrata Barack Obama, pese a las reticencias de muchos congresistas republicanos. No es de extrañar su renuncia. Debe ser muy duro verse obligada a representar en México a un gobierno encabezado por alguien tan abiertamente hostil a México como lo es Donald Trump. Al menos le quedará el orgullo de haber representado su papel con gran dignidad y profesionalidad. Se va una amiga.

 

Imprimir

Comentarios