La UNAM y la ley - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 02 de Marzo, 2018
La UNAM y la ley | La Crónica de Hoy

La UNAM y la ley

Leopoldo Mendívil

DR. ENRIQUE GRAUE,

RECTOR DE LA UNAM:

+Sin piedad la justicia es crueldad.

Y la piedad sin justicia es debilidad

Pietro Metastasio

 

Dijo llamarse Áxel Lara y vestía un traje oscuro —azul o negro, con corbata similar— y caminó por una concurrida zona de la Ciudad Universitaria, donde a diversas personas decía que ahí no era lugar ni para vender droga ni para drogarse y quien a lo que un par de  gañanes le respondían con burlas, leperadas y amenazas.

Nadie hizo causa común con él, a excepción de quien grababa la escena y no parecía temblarle la mano.

Pero Áxel, como era obvio, habló en el vacío. Ese lugar de Ciudad Universitaria, esa zona de la capital del país que es la sede de la Universidad Nacional Autónoma de México hoy bajo su directriz, rector Graue, quizás usted sepa desde cuándo es territorio perdido para la formación de las generaciones del mañana… ¿Cuál mañana?, pregunta sin respuesta, como si preguntáramos desde cuál ayer en ese lugar se va y se está allí convertidas en basurero, que día a día se vuelven más inútiles, ni felices ni tristes porque su sitio escogido y predilecto es el limbo…

Solo Áxel Lara entendía qué le dio por ir a ese lugar y echarse un discursillo que se disolvía en la frescura de la mañana sin que su mensaje alguien lo entendiera, lo quisiera escuchar e intentara agradecerlo por lo menos, pobre chavo retrasado, no mental, solo generacionalmente. O geográficamente; en síntesis, un lugar equivocado que tal vez usted jamás haya pisado pero quizá no sería mala idea que mandara levantar un muro circular a efecto de aislarlo de la mirada del estudiantado, del profesorado que sí miran la vida con entusiasmo y esperanza de abandonar el recinto alrededor para incorporarse a los locos, o retrasados mentales, o ridículos que proyectan formar parte algún día de la población económicamente activa del país…

¿Pero en cuántos sitios de Ciudad Universitaria podría ser buena idea levantar muros aislantes de estudiantes drogadictos, hombres y mujeres que van perdiendo su familia, su entorno, su escuela, su país? ¿Cuántos otros sitios de la ciudad, de otras ciudades, del país entero porque ya es tarde, ya es inútil intentar una recuperación de esperanzas que ya dejaron de serlo…?

… No por culpa de usted, doctor, rector Graue, la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México de pronto se convirtió en la sede representativa del México joven perdido sin siquiera haber llegado a gozar la oportunidad de retar a la vida, hacer pareja con la vida en la tarea de hacerse digno y útil en la integración de una sociedad digna…

¿Ya no hay esperanza para Ciudad Universitaria?¿Ni siquiera armando maestros según la sesuda solución trumpista, porque aquí un título de autonomía académica dejó de permitir que alguna corporación policial de aquellas que en otros tiempos eran dignas de confianza, hubiese sabido resguardar en paz los recintos principales del estudio, la cultura, la ciencia y la esperanza en una grandeza que se nos ha difuminado por la estulticia de gobiernos y gobernantes inútiles para algo que no fuera su maldita mezquindad y su estúpida soberbia…

 

lmendivil@delfos.com.mx

m760531@hotmail.com

 

Imprimir

Comentarios