Mundo

Los crímenes cometidos en Siria serán juzgados: ONU

La ONU dejó claro hoy que los que hayan cometido crímenes en el conflicto sirio serán juzgados, mientras que la división entre aquellos que apoyan y combaten al régimen de Bachar al Asad se hizo una vez más patente en el organismo multilateral.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebró hoy una sesión urgente sobre la situación en Guta Oriental, el suburbio de Damasco que es feudo opositor y donde desde hace un lustro sobreviven sitiados por el régimen más de 400.000 personas, 200.000 de ellas niños.

La ofensiva llevada a cabo por las fuerzas gubernamentales y las tropas aliadas rusas en las últimas dos semanas contra ese enclave ha dejado más de 600 muertos y ha ahondado aún más la pésima situación humanitaria de sus habitantes.

Esto es lo que llevó al Reino Unido a organizar una sesión especial sobre lo que ocurre en Guta Oriental en el Consejo, que celebra actualmente su sesión ordinaria, iniciativa que ha sido aplaudida por Estados Unidos, la Unión Europea y la mayoría de los países occidentales y árabes que tomaron la palabra.

Al mismo tiempo, Rusia, Irán, China, Corea del Norte, Cuba y Venezuela apoyaron a Damasco en sus criticas a la sesión y denunciaron que el Consejo se está politizando.

El primero en hablar fue el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, quien recordó que lo que ocurre en Guta "son, seguramente, crímenes de guerra y, potencialmente, crímenes contra la humanidad".

"Los que los perpetran están siendo identificados, los informes están siendo redactados para que sean perseguidos y ellos rendirán cuentas. No se piensen que los que perpetran crímenes se librarán", agregó y citó casos recientes de criminales juzgados internacionalmente por abusos cometidos en el pasado.

Según el alto comisionado, "las ruedas de la justicia pueden ser lentas, pero avanzan. Este Consejo puede tener un impacto real al asegurar que haya justicia por el sufrimiento que han padecido los sirios".

Esta posición fue secundada por el Reino Unido, cuyo representante recordó "al régimen de Asad que estamos mirando, que no olvidaremos y que le pediremos cuentas".

"Ya no hay palabras adecuadas para describir la brutalidad de los ataques del régimen a su propia población. Muchas de estos ataques violan las leyes de la guerra y quienes los hayan cometido tendrán que rendir cuentas", afirmó el delegado estadounidense.

Francia, por su parte, pidió a Rusia e Irán que implementen "efectivamente" la resolución aprobada hace menos de una semana por el Consejo de Seguridad de la ONU para el establecimiento de una tregua humanitaria de 30 días para permitir la entrega de asistencia humanitaria y la evacuación médica, pues los ataques no han cesado.

Zeid recordó que al día siguiente de que la resolución se aprobase, el 25 de febrero, "varios civiles, incluidos seis niños, tuvieron problemas respiratorios a causa de agentes tóxicos que pueden haber sido esparcidos por ataques desde el aire".

Washington identificó el gas como cloro.

Ante ello, el embajador sirio ante la ONU en Ginebra, Hussam Edin Aala, acusó a los terroristas de estar detrás de estos supuestos ataques químicos, y a Estados Unidos, el Reino Unido y Francia de ayudarles a "escenificar el teatro".

Aala, además, consideró a Zeid "selectivo y sesgado" e insistió en que su país toma "todas las medidas necesarias" para evitar las víctimas civiles cuando lleva a cabo sus operaciones militares contra los "terroristas".

Precisamente, uno de los argumentos utilizados por casi todos los países que se opusieron a la sesión fue que esta no se refería a los "terroristas" que supuestamente actúan en Guta Oriental, especialmente el Frente Al Nusra.

Por ello, una de las enmiendas presentadas por Moscú a la resolución introducida por Londres pide la condena de "todas las acciones terroristas".

También Suráfrica pidió que se incluya una enmienda que critica al Consejo de Seguridad por no cumplir lo que ellos mismos predican.

La sesión especial concluyó hoy sin que se pudiera votar la resolución introducida, dada la falta de tiempo para hacerlo, por lo que el voto se pospuso al lunes por la mañana.

El proyecto británico reclama a las autoridades sirias que pongan fin a sus ataques contra los civiles en Guta Oriental y que permita un acceso sin obstáculos y regular de las organizaciones humanitarias a las personas que requieren ayuda y evacuación médica.

Imprimir