Mundo

Nuevas armas rusas están hechas con materiales que nadie más tiene: Putin

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, negó que quieran iniciar otra carrera armamentística y que estos artefactos nucleares estén dirigidos contra alguna nación en concreto

Vladímir Putin, captado ayer a su arribo en el quinto Foro de Justicia y Verdad en Kaliningrado.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aseguró ayer que los nuevos sistemas de armamento que presentó el jueves se han logrado gracias a nuevos materiales que nadie más tiene y que los científicos rusos han usado sus propias tecnologías en su desarrollo y construcción.

“Esto ha sido posible tras la aparición de nuevos materiales. Otros países también lo han intentado, lo sabemos, pero, a juzgar por todo, no lo consiguen por varios motivos, mientras que nosotros lo logramos gracias a los materiales”, dijo el jefe del Kremlin durante un foro celebrado en el enclave de Kaliningrado.

FICCIÓN. Así, Putin explicó que el submarino no pilotado armado con misiles nucleares alcanza la potencia de combate 200 veces más rápido que otros submarinos actuales y tiene una aceleración más veloz que cualquier barco de superficie.

También calificó de “ciencia ficción” el sistema portador de misiles intercontinentales “Avangard”, que, según el mandatario ruso, “vuela como un meteorito mientras la temperatura en su superficie alcanza los 2 mil grados, se desvía hacia arriba y abajo, a derecha-izquierda, y todo funciona”.

“No lo hemos robado de ningún lado. Es el resultado del trabajo de científicos, laboratorios y empresas industriales de todo el país”, subrayó Putin.

RESPUESTA. Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, negó ayer que Rusia quiera iniciar una nueva carrera armamentística y que sus nuevas armas nucleares estén dirigidas contra algún país en concreto.

“El presidente destacó que de ninguna manera se puede considerar como el inicio de una nueva carrera armamentística, ya que no es otra cosa que la respuesta de Rusia a la ruptura del tratado sobre la defensa antimisiles” por parte de Estados Unidos en 2002, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin.

ESCUDO. El despliegue por todo el mundo del escudo antimisiles estadunidense, agregó, “podía romper en el futuro el equilibrio estratégico, la paridad nuclear y, de hecho, neutralizar las fuerzas estratégicas de Rusia”.

Los nuevos sistemas de armamento “garantizan el mantenimiento de la paridad estratégica, necesaria para la paz y estabilidad en todo el mundo”, subrayó Peskov.

 

Imprimir