Cultura

“Cada vez que veo a un niño tocando en una orquesta infantil, ahí me veo”: Gustavo Dudamel

Director. Estar en México de nuevo es un sueño hecho realidad para el director, pues cuando estuvo por primera vez en 1996 en Bellas Artes, fue como violinista de la Orquesta Nacional Infantil de Venezuela. “Hoy, 22 años después, tengo la oportunidad de dirigir a una orquesta”: Gustavo Dudamel

“Mi país (Venezuela) es un maravilloso avión que está pasando por una turbulencia”, dice Gustavo Dudamel.

“Mi país (Venezuela) es un maravilloso avión que está pasando por una turbulencia”, aseguró Gustavo Dudamel, quien comenzó su paso por México, junto con la Orquesta Filarmónica de Viena. 

Antes de su primer concierto, de ayer por la noche en el Palacio de Bellas Artes, el director de orquesta habló sobre la importancia de la música y el presentarse en México, por los proyectos que ha emprendido. Hoy sábado dirigirá su segundo recital y el domingo hará el tercer en el Auditorio Nacional.

El músico indicó que estar en México, ahora como director de orquesta, es un sueño hecho realidad, pues desde que estuvo por primera vez en México fue en 1996 en el coloso de mármol, como violinista de la Orquesta Nacional Infantil de Venezuela.

“22 años después, tengo la oportunidad de dirigir en carne y hueso a la orquesta con la cual hice grabaciones cuando era niño y jugaba a dirigir orquestas. México significa mucho para mi país, sobre todo en el proyecto en el que nací y crecí, que es el Sistema Nacional de Coros y Orquestas e Infantiles de Venezuela”.

Dicho sistema surgió por iniciativa de José Antonio Abreu, quien tuvo la iniciativa de “hacer la música como el lenguaje cotidiano de los niños de las comunidades de todo el país”, idea en la que pocos creyeron. 

“Lo que trato de hacer es, de alguna manera, darle la oportunidad a los niños y a las niñas de lo que yo viví. Cada vez que veo a un niño tocando en una orquesta infantil, me veo yo. No hay ninguna separación de realidades entre lo que ellos viven y que yo me sienta parte de ellos”.

ORQUESTA. Gustavo Dudamel indicó que con la Orquesta Filarmónica de Viena ha creado una relación de familiaridad, cooperación y hermandad, conceptos que pretenden comunicar a lo largo de las tres presentaciones que darán en México. 

“No se trata de hacer una serie de conciertos más, sino compartir con la juventud, con la infancia. Como latinoamericano es un privilegio y mientras más iniciativas como el Sistema Nacional de Coros y Orquestas e Infantiles de Venezuela se desarrollen, soy un orgulloso hombre”. 

POLÍTICA. Con respecto a las decisiones de Nicolás Maduro con el Sistema Nacional de Coros y Orquestas e Infantiles de Venezuela, dijo que se trata de un emblema venezolano, que trascendió fronteras.

“Es importante apoyar este tipo de iniciativas. Han sido 43 años de historia, el Sistema ha navegado en un sinfín de experiencias, el hecho que más de que 800 mil niños tienen acceso gratuito a la educación musical, eso ha sido importante, porque José Antonio Abreu ha entregado su vida para eso”.

Al ser cuestionado sobre la situación por la que atraviesa su país, dijo que es un tema “sensible”, aunque no quiso generalizar, pues consideró el entorno y conflictos que se viven a nivel mundial.

“Es un época bastante caótica, pero soy una persona muy esperanzada, porque eso fue lo que aprendí. Abreu decía que la ‘la cultura para los pobres no puede ser una pobre cultura, los niños necesitados deben tener los mejores instrumentos. Dentro de la crisis que vivimos, el Sistema es un jardín que llena a un país de esperanza”. 

Gustavo Dudamel reflexionó sobre el sentido de los premios y galardones que ha recibido a lo largo de su carrera, mismos que dijo, recibía con honor, aunque “un director sin orquesta no es nada”. 

Además, sostuvo que no ve a Venezuela desde fuera, sobre todo porque toda su familia vive ahí y dijo, pasará la “turbulencia. Tengo la esperanza de que siempre saldremos adelante, es un momento de polarización. Venezuela es una referencia, en música, a nivel mundial. La música, ha significado un elemento de unión. La música tiene un poder unificador”.

Gustavo Dudamel estuvo acompañado por María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura federal; Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Daniel Froschauer.

En su oportunidad, María Cristina García Cepeda, anunció que Gustavo Dudamel dirigirá a 300 niños de Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela, en un concierto privado el domingo 4, a las 12:30 horas, en Bellas Artes.

Programa

Dudamel y la Filarmónica de Viena ofrecerán tres conciertos: el viernes a las 20:00 horas; el sábado a las 19:00 horas y el domingo a las 18:00 horas. El programa del primer recital está conformado por la Sinfonía Núm. 2, del compositor estadunidense Charles Ives; la  Sinfonía Núm.4, de Piotr Ilich Tchaikovski; en el segundo, el sábado 3, la agrupación iniciará con la Obertura para un festival académico, de Johannes Brahms, el Concierto para flauta KV 314, de Wolfgang Amadeus Mozart, y la Sinfonía Núm. 1 en do menor, de Johannes Brahms.

Para el domingo, en el único concierto que ofrecerá la agrupación en el Auditorio Nacional, el 4 de marzo, se interpretará la Sinfonía Núm. 10, de Gustav Mahler y la Sinfonía Fantástica, de Héctor Berlioz.

Imprimir