Nacional

Combatir la obesidad sólo será posible si cambiamos hábitos educativos: experto

En entrevista con Crónica, el Dr. Aquilés Ayala explica que la ausencia de actividad y la mala alimentación aumentan la posibilidad de padecer diabetes, problemas cardiacos, sobrepeso o cáncer

La organización diferente de la educación, y no las campañas y combates oficiales, es lo que permitirá a México salir de la enfermedad de obesidad en que se encuentra adoleciendo desde hace tres décadas, dijo el Dr. Aquilés Ayala Ruiz.

Apenas hace tres meses, según el informe Panorama de la Salud 2017 que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en el primer lugar de 34 países al tener el índice más alto de sobrepeso y obesidad entre la población mayor de 15 años.

Ayala señala que 7 de cada 10 adultos, y 4 de cada 10 niños y adolescentes en México tienen sobrepeso u obesidad, es decir, en total 60.6 millones de personas (el 52% de los mexicanos) sufren de esta condición, detalló Ayala, considerado uno de los mejores endocrinólogos del país, poseedor de un currículum tan extenso como el número de Academias Médicas, en México y el extranjero, a las cuales pertenece, autor también de más de 5 libros y 100 artículos nacionales a internacionales sobre Endocrinología.

Nuestra organización en la educación nacional es lo que deberíamos resolver como primer problema nacional, las autoridades educativas deben fomentar que sea imposible abrir una escuela, pública o privada, si ésta no cuenta con suficientes espacios para practicar ejercicio, dijo el especialista.

Dotar a las escuelas, dijo, de campos de atletismo, parques y gimnasios es vital para enfrentar el problema del sedentarismo, obesidad, cáncer y diabetes, entre otras enfermedades.

En su consultorio del Hospital ABC, donde recibe y atiende a sus pacientes la mayor parte del día en consultas que suelen convertirse en enseñanzas a sus pacientes sobre cómo mantenerse sanos, Aquiles Ayala explica a Crónica que actualmente las escuelas son muy cincunspectas, viven con la idea de prodigar educación a todos los niveles y además lo hacen hacinadas, a veces abren una escuela en un tramo de 200 metros cuadrados, o en un casa, y esto fomenta la obesidad y la pérdida de sentido y seguridad en los niños.

Dijo que esta situación no provee del campo que se requiere para un sano y completo desarrollo, y esto es una enseñanza que nos legaron los romanos; mens sana in corpore sano, “mente sana en cuerpo sano”.

El poeta romano Juvenal, dijo, no concebía que podía haber una mente sana sin un cuerpo sano, y no podía hacer un cuerpo sano si no existía una mente sana; y para ello le dedicaban la mitad del día al ejercicio, fueron sabios y una gran nación debido a esto.

Ayala Ruiz dijo que las escuelas del primer mundo demandan que la calificación de Educación Física sea la que cuente más, por encima de la intelectual, y en el momento que comenzamos a evolucionar hacia la mentalidad para este orden básico, en donde se impulsa más el deporte o la educación física, y se le da el primer lugar que tiene, entonces el individuo crecerá más sano, seguro de sí mismo, con menos problemas intelectuales y de identidad.

Esta premisa educativa de los romanospara mi, sigue siendo válida, y sigo adherido a ella desde que estudié medicina.

Obesidad, problema educativo

Conocemos que 70 por ciento de la población en México padece obesidad, pero desconocemos mucho del impacto que esto significa en la población de quienes deciden recurrir a la atención médica, dijo.

Con todo y atención médica, el índice de fracasos para sanar en la población es del 80 por ciento, de manera que la persona está casi condenada cuando tiene un problema de obesidad severa y no tiene acceso a los recursos médicos para resolverlo, también y principalmente porque no tiene educación para aprender a mantenerse sana, solo recibe medicamentos.

Entonces, dijo, si el que recurre no tiene garantizado el éxito, pues es un problema que abarca mucho más allá de lo que nos imaginamos; además de que el 40-50 por ciento de las personas enfermas de obesidad desarrollará diabetes, otro tanto cáncer o males cardiacos, por lo que decidieron vivir como hábitos antes de enfermarse.

Megamercados vs Nutrición

Al preguntársele sobre los hábitos nutricionales en México, el Dr. Ayala explica que estos fueron cambiados radicalmente al ser impactados los patrones de alimentación que vivíamos.

La comida hace 50 años, dice, provenía de un mercado alimentario donde había empresarios especializados para casi cada rama alimentaria; se vendía carne en la carnicería, fruta en la frutería, verduras en la verdulería; estaba todo muy bien distribuido y evidentemente cada empresario se esmeraba en darle una buena atención al cliente.

Hoy en día los megaconsorcios o los megamercados están enfocados en garantizar ventas, no calidad de productos, esto obliga a que los alimentos sean tratados con saborizantes y conservadores, explica. También se utilizan una serie de químicos en la producción y cosecha de muchos frutos, verduras y productos alimentarios, y todo esto incide de una manera decidida en la génesis de la obesidad.

Aquiles Ayala explica que además tenemos también problemas de ansiedad, al ser una población muy numerosa, cuesta más trabajo darle alimento a toda la población, entonces se tiene que recurrir a alimentos que puedan tener más calorías huecas y carbohidratos refinados, en lugar de un nutrimento más balanceado, y por esto se explica también la proliferación de las llamadas tiendas de conveniencia, o minsúpers.

La salida entonces a los problemas de cáncer, diabetes, sedentarismo y obesidad en México es entender que vivimos falta de deporte y ausencia grave de nutrientes, y necesitamos recuperar la educación física escolar y una suficiente y correcta nutrición como aprendizajes primarios para una vida digna.

Imprimir