Ciudad

En el Eje 3 impera la congestión vehicular por obras de Metrobús

Reportaje. La ampliación de la Línea 5 lleva un 25 por ciento de avance. La reducción de carriles en esta vía ha complicado la circulación y causan dolor de cabeza a más de uno

Los trabajos de construcción de la ampliación de la Línea 5 del Metrobús que irá de San Lázaro a la Glorieta de Vaqueritos, han iniciado sobre el Eje3 Oriente Avenida Francisco del Paso y Troncoso y llevan un porcentaje de  avance de 25 por ciento.

La Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (Sobse), inició la división del carril confinado y construcción de las estaciones que formarán parte de la ampliación de la Línea 5; hasta el momento se trabaja en las estaciones Recreo, Oriente 106, Bachilleres 3, Aculco, Físicos, Escuadrón 201, Atanasio G. Sarabia, Manuela Sáenz, La Virgen, Tepetlapa y Las Bombas.

Los trabajos de preparación se realizan desde la estación Aculco del Metro hasta la estación Coyuya y ha sido necesario acortar la circulación a dos carriles, con la finalidad de que ­ingenieros y maquinaria puedan trabajar en el carril confinado.

Debido a que las estaciones serán instaladas cerca del Metro, la Sobse detalló que se construirán puentes peatonales con la suficiente altura para que logren pasar sin problema los camiones de carga y de la misma manera, los usuarios accedan con toda ­facilidad al sistema.

De acuerdo con la dependencia hasta el momento se han excavado 7.5 kilómetros de carril confinado en dos frentes, que van de Coyuya a Atanasio G. Sarabia; y de Manuela Sáenz a Calzada de las Bombas.

INICiO DE OBRAS. Las obras para la ampliación de la Línea 5 del Metrobús complican la ­circulación de los autos y, ­desde luego generan retrasos de hasta dos cuartos de hora, tan sólo ­para poder cruzar el tramo que va de Coyuya a Iztacalco. Además,  la colocación de señalizaciones provoca confusión para los conductores.

En un recorrido realizado por Crónica se constató que la reducción de carriles obliga a los conductores a salir con más tiempo de anticipación, pues señalaron que sólo para cruzar en ­ambos sentidos se tardan hasta 35 minutos.

Los vecinos que viven sobre el Eje 3 Oriente, se han pronunciado en contra por el ruido y el polvo que produce la maquinaria pesada; recalcaron que se inhabilitó una zona de juegos para niños con la finalidad de utilizar el parque como zona de provisiones para colocar el pavimento viejo.

“Como están repavimentando una de las calles, el pavimento viejo lo fueron a lanzar a la zona de los niños”, comentó Ernestina Alonso. 

El conflictivo Eje 3 Oriente es un dolor de cabeza para más de uno, ya que quienes se dirigen a la escuela, trabajo o a realizar las actividades cotidianas deben ­salir con al menos una hora de anticipación para prevenir el tráfico de la zona causado por las múltiples obras de balizamiento del carril confinado y construcciones de las estaciones de la ampliación de la Línea 5 del Metrobús, además de las obras que se pueden observar entre las calles que desembocan en el eje.

Debido a que los carriles que se designarán al Metrobús, aún se encuentran en proceso de construcción, la distribución de carriles está mal organizada, ya que los “trafitambos” que deben dividir el carril confinado son colocados de forma incorrecta y por el aire o movimiento de los autos se mueven del lugar donde deberían estar y quitan más espacio al carril, obligando a que se reduzca de dos carriles a uno, incontables veces.

Todo esto, sin mencionar la base de micros improvisada ­sobre la arteria y la mala pavimentación que tras el desgaste del pasar de los camiones pesados han ocasionado la desnivelación y baches en el asfalto.

OPOSITORES. Los principales opositores hasta el momento son los habitantes del Fraccionamiento Coyuya, quienes han colocado lonas y cartulinas en contra del proyecto.

Sin embargo, su molestia es aún mayor debido a que a 300 metros de la estación del Metro Coyuya existe un proyecto de construcción denominado “Las Torres de Vidhaltus”.

En los mensajes colgados se observan las leyendas: “No construcción de las Torres”, “Quieres bailar con la más fea baila con las torres de Vidhaltus” y “No al Metrobús”.   

La construcción de las torres toma una parte más del Eje3 Oriente al permitir que los camiones de carga y material se estacionen sobre la arteria, lo cual ocasiona mayores afectaciones a la vialidad debido a que reducen a sólo medio carril el paso de los vehículos, obligando a los conductores a evadir los transportes.

De acuerdo con Martha, residente de la zona, en días pasados trabajadores de construcción decidieron tirar la mezcla de cemento que les sobraba en una de sus jardineras, explicó.

“Ambos proyectos están acabando con nosotros, primero el tráfico, luego la maquinaria y ­todo lo que hacen; por lo menos que respeten, yo regaba mi plantita y ahora se va a morir porque taparon la tierra con el cemento”, recordó.

Dijo que a pesar de que actualmente las autoridades realizan la rehabilitación de las banquetas, por la reducción de los carriles los automovilistas se desesperan y no respetan el carril confinado que se habilitó para los peatones, que deben bajar de la baqueta y caminar sobre la avenida.

“Está bien el carril confinado, pero los autos no lo respetan y avientan el carro a los que transitan por ahí. Algunos hasta ­deben correr para que no los atropellen”, recordó la mujer.

Otra zona afectada es el colegio CONAMAT, ubicado cerca del Metro Coyuya, maestros y estudiantes se quejan del ruido que ocasionan las máquinas y varillas a tal grado que no escuchan, la mayor parte del tiempo, lo que se expone en clase.

“A veces estamos tomando nuestras clases y empiezan a ocupar una de sus máquinas. De plano mejor el maestro se queda callado y se sienta a esperar a que el ruido se tranquilice”, platicó Luis Hernández, estudiante del plantel.

Imprimir