La Esquina

La soberbia de Trump no tiene límites. Primero causa una tormenta económica al tomar decisiones tajantes en torno a aranceles dirigidos contra China. Apenas unas horas después, se lanza contra los europeos. A la par de eso, el negociador estadunidense del TLCAN se levanta de su lugar, se retira y no regresa. Ése es el mundo del unilateralismo que no podemos aceptar.

Imprimir

Comentarios