Cultura

Dudamel ofrece concierto con niños y jóvenes en Bellas Artes

“La música no sólo es alegría y satisfacción, sino que también, une y rompe fronteras”, afirmó Gustavo Dudamel, quien dirigió ayer al mediodía en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes el concierto titulado Encuentros. México y las Américas unidos a través de la música, realizado en el marco de la visita de la Orquesta Filarmónica de Viena y del director venezolano a nuestro país.

En esta ocasión estuvo acompañado por niños, jóvenes y adultos representantes de las agrupaciones musicales comunitarias que forman parte del Sistema Nacional de Fomento Musical; niños y jóvenes provenientes de Argentina, Canadá, Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela, apoyados por la Fundación Gustavo Dudamel.

El programa dio inicio con la obra Alas (a Malala), bajo la dirección de su compositor, el mexicano Arturo Márquez, con la orquesta que el afamado director venezolano calificó de hermosa porque representa lo que es la música y el arte de las Américas.

Antes de comenzar su participación, Dudamel recordó que hace 22 años vino por primera vez a México, a la edad de 13 años, con el fin de dar un concierto por parte del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. 

El actual director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles dijo que dicha orquesta nació de un proyecto hermosísimo que un ser muy especial soñó, José Antonio Abreu, quien decidió conformar una orquesta de jóvenes, lo cual era algo completamente imposible. A pesar de ello, se decidió y empeñó en crearla.

En aquel lapso sólo una persona le creyó, un mexicano muy importante: el maestro Carlos Chávez, con quien ensayaba en una casa que era taller por la mañana y sala de ensayo en la noche, señaló Dudamel.

Imprimir