Espectáculos

La alfombra roja no pierde el color

La noche más glamurosa del año en el mundo del cine fue diferente a lo que se esperaba. Después de una temporada marcada por el simbolismo de unión ante el grito femenino por las denuncias de acoso sexual, decidieron no teñir de un solo color la alfombra roja, como había ocurrido con los Globos de Oro, a la que las celebridades acudieron de negro.

Levantaron el luto en el Teatro Dolby de Los Ángeles y optaron por alzar la voz en la ceremonia. Así, la alfombra roja tuvo una variedad de vestimentas en las celebridades que le dieron un abanico distinto. No obstante, hubo algunas que llegaron a la alfombra roja vestidas de color violeta, como Salma Hayek, Ashley Judd y Mira Sorvino, un color relacionado con la lucha feminista.

Azules, blancos y rojos pasión dieron las primeras notas de color a la gala, en la que tampoco faltaron vestidos negros, pero esta vez sin connotaciones de género. Destacamos el caso de Salma Hayek que optó por un vestido malva de volantes desde la cintura, con pedrería sobre cuello y hombros, que evitaba cualquier collar.

 

Imprimir