“Vamos a dar la batalla de nuestras vidas... por un México chingón”: Meade | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 05 de Marzo, 2018

“Vamos a dar la batalla de nuestras vidas... por un México chingón”: Meade

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Un 89 aniversario del PRI con sabor a nostalgia.

Un aniversario donde se recurrió a la figura del malogrado candidato presidencial del tricolor, Luis Donaldo Colosio, asesinado en 1994, y su emblemático discurso: “México tiene sed de hambre y de justicia”, acaso como un asidero ideológico pero sobre todo moral, a tres semanas de que arranque la campaña presidencial en la que una de las cargas, quizás la que más le pesan al priismo, es justamente el de la corrupción de varios exgobernadores.

“No tener ese temor de decir que somos priistas, los malos ya se fueron…”, se escuchaba decir a un militante tricolor de Sonora, en el video que se transmitió  en las enormes pantallas donde se buscó resaltar las virtudes y logros  del viejo partido en sus 89 años de vida, desde que fue fundado por Plutarco Elías Calles.

Un aniversario que fue la antesala de la elección que está a punto de arrancar, donde el PRI se juega no sólo la Presidencia de la República sino su supervivencia como opción política.

“¡Vamos a dar la batalla de nuestras vidas…!”, arengaba José Antonio Meade en un intento por convencer a los priistas de que, pese al escenario tan complicado que dibujan las encuestas, puede remontar y dar la pelea.

“¡Que síiii que noooo, que cómo chingaos no…!”, explotaban algunos sectores priistas, como la CNOP y los petroleros.

“Sí se puede, sí se puede, sí se puede”, estallaban otras.

“¡Y si no que pregunten en el Estado de México..!”, presumía Meade, puño en alto, al recordar un escenario similar de complicado, pero donde al final se logró el triunfo.

En las pantallas apareció el rostro sonriente del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, quien puño en alto respaldó la comparación de Meade.

Un aniversario donde el único orador fue su candidato presidencial, que no es priista, pero que en esta ocasión sí recurrió a las figuras y emblemas priistas, como Colosio, o bien recordó que su padre, Dionisio Meade, es priista.

Incluso en esta ocasión Meade se dejó por unos minutos una gorra del tricolor que le colocaron a su paso por las gradas en las que saludó a los contingentes. En otras ocasiones de inmediato se la retiraba; ahora se la dejó y hasta posó para unas fotos acompañado de priistas que le pidieron la selfie.

Un aniversario no exento de imprevistos y cosas chuscas, como el momento en que falló el audio justo cuando Meade lanzaba arengas triunfalistas.

“¡Vamos a ganar la batalla!, ¿Quién va a ganar?”, preguntaba. “Yo merooooooo”, le respondía las huestes priistas.

En esas estaba, ya encarrerado, cuando se le fue el sonido al micrófono y por momentos se hizo el silencio. Extrañado extendió los brazos y encogió los hombros.

“¡Petroleros con el PRI!”, “¡Pepe, presidente!”, aparecieron las porras para camuflar el imprevisto.

“Conmemoremos a los responsables de audio y video, no es tarea sencilla; y ustedes pensaban que la parte difícil era el discurso”, bromeó Meade.

Un candidato que buscó soltarse de esa imagen seria y solemne que le caracteriza. “¡Vamos por un México chingón!”, prometió, lo que arrancó risas y aplausos de los priistas de piso y sus “generales”, en esta contienda electoral desde gobernadores, hasta líderes de sectores y parlamentarios.

Ahí estaban, codo a codo, el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sentado a un costado de don Dionisio Meade, padre de José Antonio, y de su esposa Juana Cuevas, en un intento por mostrar unidad con el candidato.

Todos los gobernadores priistas, presentes; un secretario de Salud, José Narro con la sonrisa a flor de labios, saludando a todos. Los exdirigentes nacionales: Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes, María de los Ángeles Moreno, arengando el “sí se puede, sí se puede”, con puño derecho en lo alto.

El momento climático fue cuando en el video del PRI apareció un Enrique Peña Nieto en la Asamblea Nacional del tricolor, donde pidió a la militancia ir a la batalla por el 2018.

Fue el momento que esperaban para explotar. Todos se levantaron de sus asientos al mismo tiempo.

“¡Peña, Peña, Peña!”, retumbó en la explanada del PRI, ese  PRI que tiene cita con la historia este 1 de julio.

En tanto,  Meade aseveraba que llegó el momento en el que México decidirá entre perder o ganar, entre ir hacia atrás o hacia adelante.

Imprimir