Mundo

¿Algo que celebrar, a cinco años de la muerte de Chávez?

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, sólo se emociona y pone cara de triste cuando recuerda al que le entregó todo el poder, el comandante revolucionario Hugo Chávez, cuya muerte ocurrió el 5 de marzo de 2013.

Todo lo demás le da risa o le dan ganas de bailar, sin importarle la humillación de que se le hayan “escapado” 1.9 millones de venezolanos, que huyen del hambre, la falta de medicinas y empleos y la ola de asesinatos, la mayor por habitantes del mundo.

No le importa que su país ostente el récord mundial de inflación ni que se haya convertido en un paria internacional. Se conforma, aparentemente, con el cariño que le dan los pocos aliados que le quedan: el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y el cubano Raúl Castro, que ayer lo acompañaron en Caracas el recuerdo del fundador de la revolución socialista-bolivariana, con la que pretendía conquistar toda América Latina e intimidar al “imperialismo”.

Ayer, el equipo bolivariano aprovechó el encuentro para exigir que Maduro sea invitado a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima en abril. Mientras tanto, el éxodo a otros países de las bases populares chavistas (los ricos se han ido casi todos y la clase media está casi desaparecida) es imparable.

Si el pobre Hugo Chávez levantara la cabeza…

 

Imprimir