Mundo

Venganza póstuma de Nisman: Cristina Fernández irá a juicio

Tres años después de que el fiscal apareciera muerto antes de acusar a la presidenta argentina, un juez anunció que será juzgada por encubrimiento de los terroristas iraníes del atentado contra mutua judía

La Justicia argentina anunció ayer que sentará en el banco de los acusados a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (para lo que todavía no se ha anunciado la fecha), por el presunto encubrimiento, a través de un pacto con el régimen de Irán, de los iraníes imputados por el ataque contra la mutua judía AMIA de Buenos Aires, ocurrido hace 24 años y en el que murieron 85 personas, hasta la fecha el mayor atentado terrorista ocurrido en Argentina y el mayor ataque antijudío desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras cerrar la instrucción, el juez Claudio Bonadio decidió abrir la vista oral y pública, en fecha todavía por determinar, con un total de 12 procesados, entre ellos su excanciller Héctor Timmerman, y otros que están en prisión preventiva desde el pasado diciembre.

Tres años después. El anuncio llega tres años después de la misteriosa muerte del fiscal encargado del atentado de la AMIA, Alberto Nisman, cuyo cadáver fue hallado en el cuarto de baño de su departamento, con varios disparos, un día antes de que presentara su informe final, en el que iba a acusar a la entonces mandataria peronista de encubrimiento de terrorista y de conspiración con otro país para interferir en la Justicia argentina.

En concreto, el juez Bonadio acusa a la presidenta argentina (2007 y 2015) de “encubrimiento agravado por el hecho precedente y por su condición de funcionario públicos, estorbo de un acto funcional y abuso de autoridad”.

La actual senadora ha evitado por el momento quedar presa por contar con fueros parlamentarios.

Tercer juicio. Éste será el tercer juicio que debe enfrentar la exmandataria, que se considera víctima de una persecución judicial impulsada por el actual gobierno del conservador Mauricio Macri. En 2017 se anunció la apertura de un juicio por presuntas irregularidades en el Banco Central durante su mandato y el pasado viernes, otro por supuesta corrupción en la adjudicación de obra pública. Tampoco éstos tienen todavía fecha de celebración.

El procurador Nisman, cuyo asesinato sigue sin esclarecerse, estaba convencido de que un memorándum suscrito entre Argentina e Irán en 2013 para investigar conjuntamente el atentado buscaba, en realidad, encubrir a los sospechosos del ataque, entre ellos ­exaltos cargos del país persa y del grupo chiita libanés Hizbulá, a cambio de mejorar la relación comercial bilateral.

“Inexistencia del delito”.  El abogado de Fernández, Roberto Boico, destacó la “inexistencia de delito” en esta causa y consideró que es evidente que se trata de una “persecución judicial” contra su defendida.

 

Imprimir