Mundo

Aranceles al acero y aluminio, decisión valiente y audaz: Bannon

El antiguo estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon calificó de "valiente" y "audaz" el anuncio de aranceles al acero y el aluminio importados por parte del presidente de EU, Donald Trump, porque con ello pretende proteger a la industria y a los trabajadores estadounidenses.

Bannon, que ha sido invitado a pronunciar un discurso en Zúrich por la revista semanal "Weltwoche" y su editor y diputado del partido nacionalista Unión Democrática del Centro (UDC), Roger Köppel, señaló en una entrevista concedida a esta publicación que "no se trata de una guerra de aranceles".

"La industria del acero y los trabajadores en EEUU están siendo explotados por industrias controladas por el Estado en todo el mundo", indicó Bannon, quien viajó a Suiza procedente de Italia, donde ha observado de cerca las elecciones del pasado domingo.

"Para proteger a nuestra industria del acero y a los empleados, el presidente Trump ha hecho algo muy valiente", dijo.

Trump, agregó, "ha dado un paso audaz. No significa que vaya a haber una guerra comercial. Todo este discurso sobre una guerra comercial procede del 'Financial Times', del 'Wall Street Journal', de los partidos de la oposición, de los globalistas internacionales y de los hombres mediáticos de Davos", afirmó Bannon.

El antiguo asesor de Trump se refirió así al Foro Económico Mundial que se celebra cada año en esa localidad suiza y que defiende tradicionalmente la globalización y el libre comercio frente al proteccionismo de la nueva Administración estadounidense.

El reciente anuncio de Trump sobre la imposición de aranceles del 25 % al acero y del 10 % al aluminio para proteger la industria nacional ha generado un gran revuelo internacional y despertado el temor a una guerra comercial.

El paso dado por Trump, insistió Bannon, "no tiene por qué llevar a una guerra comercial, pero ojalá pare los abusos que implican exportar acero por debajo del precio del mercado a EEUU".

Bannon también recalcó que cree en el "comercio global y en el comercio justo" entre países, pero reconoció que le parece el libre comercio "una idea radical, porque países que, como EEUU, no tienen mucha protección, están siendo aplastados por países como China".

Por otra parte, el exasesor caído en desgracia en la Casa Blanca, quiso referirse al resultado de las elecciones en Italia, donde los grandes ganadores fueron los euroescépticos Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, frente al descenso de los partidos tradicionales, al afirmar que "es un seísmo para la política europea que resonará en todo el mundo".

Bannon, que fue recibido en los alrededores del lugar donde pronunciará su discurso por una protesta de unas 200 personas que llevaban pancartas con lemas como "Nazi, vete a casa" o "No hay derecho a propaganda nazi", calificó de "ridículo" que lo llamen racista.

Ante calificativos como el "diablo" de la extrema derecha, como le han denominado algunos medios, el estadounidense dijo que le "encantan" las críticas a su persona: "Muestran que tienen miedo a mis ideas", valoró.

Imprimir