Mundo

El canciller británico amenaza a Rusia por envenenamiento de exespía

El canciller británico, Boris Johnson, amenazó ayer a Rusia desde el Parlamento de Londres, con responder con contundencia si se descubre que el Kremlin ha estado detrás del envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal, de 66 años, que se encuentra en estado crítico, al igual que su hija, de 33 años.

En una comparecencia de urgencia en la Cámara de los Comunes Johnson aseguró que “el gobierno de Su Majestad tomará todas las medidas necesarias para asegurar que ningún delito quede impune o sin ser sancionado”.

El caso Litvinenko. Skripal, condenado en su país por alta traición, permanecía ayer en estado grave con síntomas de envenenamiento, en un caso que recuerda al del antiguo agente ruso Alexander Litvinenko, asesinado en 2006 en Londres tras ingerir te mezclado con polonio.

“La Policía, junto con agencias asociadas, está ahora investigando. Los honorables miembros [diputados] notarán que hay ecos de la muerte de Alexander Litvinenko en 2006”, explicó el titular de la diplomacia británica. “Y, aunque sería equivocado prejuzgar esta investigación, si surgiera evidencia que implica una responsabilidad estatal [en referencia al gobierno de Vladímir Putin], entonces se responderá enérgicamente”, advirtió.

También insinuó que Londres podría boicotear el Mundial de Fútbol en Rusia, si se confirman las sospechas, si bien Foreign Office explicó posteriormente que no se refería a la selección, sino al viaje oficial a Rusia de altos funcionarios británicos.

Enojo ruso. La vocera de la cancillería rusa, María Zajárova, tachó de “salvajada” las amenazas vertidas por su colega británico.

“Es una salvajada, algo imposible. Este tipo de declaraciones por parte del jefe de Exteriores es algo salvaje. Existen normas de procedimiento, de investigación, de respeto a las leyes”, dijo.

 

Imprimir