Usaba cuarto de hospital para dirigir a su gavilla | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 06 de Marzo, 2018

Usaba cuarto de hospital para dirigir a su gavilla

Hallan cocaína, crack, celulares, una báscula, computadoras y lista de nombres en el sitio donde fue ultimado El Poncho. Estaba procesado y supuestamente bajo custodia desde agosto de 2017

Usaba cuarto de hospital para dirigir a su gavilla | La Crónica de Hoy

Alfonso Enrique Contreras Espinoza, El Poncho, líder de una célula del Cártel del Golfo y ultimado el sábado pasado por un comando armado en el interior del hospital privado utilizaba la habitación del nosocomio como su centro de operaciones del crimen organizado.

En el lugar del crimen fueron halladas dosis de cocaína y crack, teléfonos celulares, una báscula digital, equipo de cómputo y listas con nombres y números telefónicos.

Tras haberse cometido la ejecución de Alfonso Enrique Contreras Espinoza, junto con su pareja sentimental en el hospital, salieron a relucir sustancias prohibidas. Al ingresar a la habitación hospitalaria, los peritos criminalistas encontraron varios indicios que evidenciaron la continuidad de las operaciones delictivas. El Poncho se encontraba bajo proceso penal y era supuestamente custodiado. En el reporte se informó que El Poncho tenía en el área genital, un teléfono celular de color negro, en la pierna derecha, una bolsita de plástico con cocaína, en el interior de un contacto de luz, una bolsa con fragmentos de la droga crack y una bolsa más con cocaína; en un cuadro pegado a la pared, se localizó una báscula gramera digital y en el interior de un sillón, un disco duro de computadora.

Además se hallaron libretas y documentos diversos a su nombre y en la bolsa de mano de su mujer (también acribillada en el lugar) se encontraron dos teléfonos celulares, una cartera con diferentes tarjetas bancarias a nombre de Nataly Guadalupe D. P, un chip para teléfono celular, una tarjeta de memoria y una computadora portátil.En el lugar estaba el director del Cereso de Cancún, Jorge Adrián López Valenzuela, quien aseguró que El Poncho ingresó al hospital privado desde el pasado 22 de agosto del 2017, y así convirtió el nosocomio en su centro de operaciones delictivas, ante la relajada vigilancia por parte de autoridades carcelarias.

El Poncho fue llevado al hospital Playamed, ya que contaba con un seguro de gastos médicos, y no podía ser trasladado al Hospital General debido a que este nosocomio no cuenta con el equipo para atender las supuestas dolencias que tenía el paciente en la pierna derecha que estaba infectada.

Imprimir