Para Oreja

Verónica Gallardo

¿Por qué son tan importantes los premios Oscar? La verdad, son tan importantes como cualquier otro, pero son los que tienen mayor cobertura, audiencia, publicidad y todo porque Hollywood logró ser la meca del cine. Además pueden reactivar las ganancias de muchas películas, que si ganan un Oscar serán re exhibidas o exhibidas por primera vez a nivel mundial.

También la alfombra roja también es la pasarela más concurrida, donde marcas, diseñadores de vestidos, joyas y zapatos se promocionan a través de los actores, pues nadie compra sus vestimentas, normalmente se las prestan, bueno hasta los aretes de brillantes son lúcelos hoy, devuélvelos cuando salgas.

Para los latinos fue de mayor importancia y diría mi abuelita, cachetada con guante blanco para el presidente de allá, el señor Trump, porque varios mexicanos acapararon miradas.

Eugenio Derbez llegó con Alessandra Rosaldo, ella en un sencillo vestido rojo, él con su smoking y me llamó la atención que la corbata de moño era más grande que su cara. Gael García, igual un smoking normal pero eso sí la corbata de moño delgada muy acorde a su vestuario.

Normalmente todos los hombres van de smoking, ya sea negro, azul con negro o blanco con negro. También de diseñadores, pero no entiendo por qué a los hombres no se les da tanta importancia a sus atuendos. Quizá porque son muy similares.

Aunque a Natalia Lafurcade le habían ofrecido vestirla de una de esas marcas muy rimbombantes, ella le pidió a su amigo Fran Cansino, diseñador oaxaqueño le hiciera un sencillo vestido negro. Eso sí,  presumió sus aretes de la suerte, también oaxaqueños, y prestados por la mamá del diseñador.

Salma Hayek llegó a la alfombra roja con un vestido que se podía mirara desde un avión. Tenía tantos colgajos brillantes, que sinceramente parecía árbol de Navidad. Nadie duda que fuera uno de los más caros y además, cabe señalar, este vestido no fue prestado.

La cantante y actriz Mary J. Blige estaba muy elegante. Un vestido blanco hermoso, sencillo y logró la sobriedad necesaria. “Parémonos por alguien” de la película Marshal fue interpretada por Andra Day, quien parece no tener espejo, fue uno de los vestidos más horribles, parecía cortina de la casa de la bisabuela.

Eiza González en un vestido mega sencillo, amarillo, halther diseñado por Ralph Lauren. Muy pero muy sencillo y de color llamativo, demasiado ajustado, aunque tiene cuerpazo y cero grasa, se le marcaban hasta los huesos de la cadera.

Imprimir

Comentarios