Día Internacional de la Mujer, la lucha aún es incipiente... - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 07 de Marzo, 2018
Día Internacional de la Mujer, la lucha aún es incipiente... | La Crónica de Hoy

Día Internacional de la Mujer, la lucha aún es incipiente...

Ma. del Rocío Pineda Gochi

El próximo 8 de marzo las mujeres del mundo estaremos conmemorando el 43 aniversario del “Día Internacional de la mujer” instituido por la Organización de las Naciones Unidas en 1975. Aunque la lucha por la igualdad entre géneros deviene de diversos fenómenos seculares, es hasta finales del siglo XIX y principios del XX, cuando podemos ordenar cronológicamente movimientos y acontecimientos que han sido puntos de inflexión y hechos disruptivos que marcan la pauta de los avances en la lucha por la reivindicación de los derechos del sexo femenino.

No podemos subestimar la participación activa de las mujeres en la Declaración del Partido Socialista de Estados Unidos de América en 1909 que celebró el “Día Nacional de la Mujer”; en la Internacional Socialista de 1910, que proclamó el “Día de la Mujer”, como un homenaje al movimiento en favor de sus derechos y el sufragio femenino universal; y los movimientos de mujeres rusas en pro de la paz, en vísperas de la primera guerra mundial en 1913. En el plano internacional todas estas acciones tuvieron como resultado una presión política y social que colocó en la agenda internacional el principio de igualdad entre mujeres y hombres, materializado en la Carta de las Naciones Unidas de 1945.

En el caso de nuestro país, el legado histórico de las mujeres mexicanas es inconmensurable en esta materia, y como generalmente acontece, es invisibilizado y subestimado. Se resumen sus aportaciones en los procesos trasformadores en un puñado de heroínas y elocuentes como Sor Juana Inés de la Cruz, Rosario de la Peña, Carlota de Habsburgo, la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, la sufragista Elvia Carrillo Puerto, la diplomática Rosario Castellanos y la pintora María Izquierdo.

Sin embargo, como alguna vez refirió la escritora Elena Pontiatowska “Las mujeres son las grandes olvidadas de la historia”. Las “Adelitas” —o también conocidas como soldaderas, coronelas o rieleras— son el vivo ejemplo de que el heroísmo femenino es anónimo y sin rostro. Las mexicanas precursoras, promotoras, conspiradoras, informadoras y tropa en el frente de batalla en la revolución fueron opacadas y marginadas por las premisas machistas de la época y el culto a la imagen de los líderes masculinos.

Poco sabemos de las mujeres conspiradoras de la familia Serdán (Carmen Serdán, Carmen Alatriste y Francisca del Valle); las poblanas precursoras del movimiento revolucionario Guadalupe, Rosa y María Narváez; Carmen Alanís (la Coronela) que participó en la toma de Ciudad Juárez; las periodistas Juana Gutiérrez de Mendoza, Guadalupe Rojo, Hermila Galindo, María Hernández Zarco, Dolores Jiménez y Muro, Julia Sánchez y Emilia Enríquez de Rivera; las combatientes Ramona R. Flores (La Tigresa), Clara de la Rocha, Carmen Veléz (La Generala), Valentina Ramirez; la fotógrafa Sara Castrejón; la periodista Laureana Wright de Kleinhans que fundó la primera revista femenina. Todas ellas fueron artífices y participantes activas, que pese sus aportaciones y gallardía en la contienda, sufrieron lo que viven hoy en día millones de mujeres, y que el escritor Monsivais describe muy bien, las mujeres somos “…el fondo decorativo de los largos enfrentamientos que dan como resultado una nación de hombres con una reserva adjunta de mujeres”.

Frente a esta realidad aún no superada, en el marco de esta importante fecha, las mujeres debemos estar conscientes que nuestra lucha es incipiente. Las estadísticas sobre la desigualdad y la brecha entre los géneros, la violencia en todas sus manifestaciones (física, psicológica y simbólica), las prácticas misóginas y machistas arraigadas en nuestra cultura, la cosificación sexual, el acoso y el abuso sexual, las violaciones y feminicidios nos dan cuenta que para remontar nuestra condición de género, debemos tener dimensión y estar unidas para cambiar la visión del mundo, exigir nuestros derechos y que se reconozcan nuestros logros. Por un mundo igualitario, exijamos la igualdad entre géneros sin cortapisas y sin regateos.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios