Murió a los 90 años Bignone, el último represor de la Junta Militar argentina | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 07 de Marzo, 2018

Murió a los 90 años Bignone, el último represor de la Junta Militar argentina

Recibió varias condenas por delitos de lesa humanidad

Murió a los 90 años Bignone, el último represor de la Junta Militar argentina | La Crónica de Hoy

A los 90 años murió ayer en el Hospital Militar de Buenos Aires, donde se encontraba internado, el exgeneral Reynaldo Antonio Bignone, el último presidente de facto que tuvo Argentina y la última cara visible de la dictadura militar, destacó el periódico local La Nación.
Bignone llegó a la Casa Rosada, como presidente de facto, el 1 de julio de 1982, tras el relevo del entonces teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, que había llevado al país a la traumática Guerra de las Malvinas, en los tramos finales del Proceso militar, y dejaba una pesada herencia en el plano institucional, político, económico y social.
REPRESIVA. Por su actuación previa en distintos destinos militares, Bignone recibió varias condenas por delitos de lesa humanidad, a raíz de la desaparición de personas y la apropiación ilegal de menores. En 2016, en una de las causas más sonadas, fue condenado a 20 años de prisión, como uno de los responsables del “Plan Cóndor”, que escondía una coordinación represiva entre las dictaduras militares de la región, esquema de lucha contra el comunismo liderado por Estados Unidos en plena Guerra Fría.
Bignone cerró en 1983 la serie de gobiernos militares que, entre otros crímenes, causaron la desaparición de hasta 30 mil disidentes.
El exmandatario, que gobernó por poco más de un año, salió del poder tras las históricas elecciones presidenciales que en diciembre de 1983 ganó Raúl Alfonsín, el primer presidente civil desde 1976.
Entre los delitos por los que fue condenado Bignone se encuentran robo de bebés, torturas, privaciones ilegales de la libertad y asociación ilícita.
Su última aparición pública fue en 2017, cuando recibió una nueva condena por violaciones de derechos humanos.

Imprimir