Kim Jong-un y Donald Trump acuerdan reunirse para hacer historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 08 de Marzo, 2018

Kim Jong-un y Donald Trump acuerdan reunirse para hacer historia

El presidente de EU acepta la oferta del líder de Corea del Norte, en la que le propone desnuclearizar el régimen comunista y frenar pruebas. Advierte que las sanciones seguirán “hasta que se alcance un acuerdo”

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En apenas tres meses, el mundo ha pasado de estar al borde de una guerra nuclear, provocada por la escalada de la tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos, a anunciarse un encuentro llamado a hacer historia, el de los líderes de las dos potencias enemigas: el norcoreano Kim Jong-un y el estadunidense Donald Trump.

“El presidente Trump dijo que se reunirá con Kim Jong-Un en mayo para lograr una permanente desnuclearización”, dijo Chung Eui-yong, diplomático surcoreano encargado de entregarle en mano la carta de Kim, la misma que podría cambiar el curso de la historia. Jamás ha habido un encuentro directo entre los mandatarios de ambas naciones.

Antes de llegar a Washington, Chung se había reunido el lunes en Pyongyang con Kim, quien le expresó su deseo de reunirse con Trump “lo antes posible”. Además, el líder del país más hermético del planeta se compromete por escrito “abstenerse de realizar más pruebas nucleares o de misiles”.

Kim Jong-un y Chung Eui-yong también acordaron que el líder norcoreano y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se reúnan en la frontera entre las dos Coreas en abril, poco antes del encuentro con Trump.

Lo que se desconocía hasta ahora es que Kim Jong-un le había entregado una carta con un contenido mucho más esperanzador para la paz y la estabilidad mundial: una oferta para la desnuclearización de Corea del Norte, a cambio de que Estados Unidos reconozca al régimen comunista y lo saque de su lista negra.

“Las sanciones siguen”. Poco después de aceptar la oferta, Trump advirtió que mantendrá las sanciones económicas contra Pyongyang hasta “alcanzar un acuerdo”.

“Estamos haciendo un gran progreso pero las sanciones se mantienen hasta alcanzar un acuerdo. ¡Planeando la reunión!”, exclamó Trump en un mensaje en Twitter.

Trump destacó en ese mensaje que Kim Jong-un haya ofrecido abordar una desnuclearización de la península y suspender las pruebas de misiles nucleares y balísticas durante el periodo de negociación.

“Somos optimistas”. Sobre este punto, el emisario surcoreano confirmó que tanto su país, como Estados Unidos y Japón “mantendrán la presión diplomática y económica, hasta que Corea del Norte cumpla sus palabras con acciones concretas”. No obstante, se declaró esperanzado.

“Al igual que Trump, somos optimistas sobre continuar un proceso diplomático para probar la posibilidad de una resolución pacífica. Esperamos que no se produzcan los errores del pasado”, afirmó el legado”, declaró Chung.

Contradictorio. El rápido “sí quiero” de Trump contrasta con lo dicho un día antes por su jefe de la diplomacia estadunidense, Rex Tillerson.

“Estados Unidos está lejos de abrir negociaciones con Corea del Norte”, declaró desde Etiopía, tras ser informado de que una delegación surcoreana se había reunido en Pyongyang con el líder norcoreano y había regresado muy sonrientes a Seúl.

Tillerson sí admitió que “se trata de señales potencialmente positivas que vienen de Corea del Norte”.

“Fueron las sanciones”. Una de las primeras reacciones al anuncio histórico fue la realizada por Shinzo Abe, primer ministro de Japón y uno de los países más afectados por la crisis, como quedó patente en los lanzamientos de misiles norcoreanos, sobrevolando el espacio aéreo nipón.

“Valoro el cambio de Corea del Norte a la hora de ofrecer una reunión para hablar sobre la desnuclearización. Esto es resultado de la elevada presión que hemos aplicado Japón, Estados Unidos, Corea del Sur y el resto de la comunidad internacional”, dijo Abe en declaraciones a los medios.

Abe se pronunció así tras mantener una conversación telefónica con Trump, quien le informó sobre la propuesta de Pyongyang.

El mandatario japonés, dio la bienvenida hoy al “cambio” en la postura de Corea del Norte y a su voluntad de dialogar y suspender sus programas armamentísticos, algo que atribuyó a las sanciones internacionales sobre Pyongyang.

El papel de China. Los primeros análisis no conceden todo el mérito a la postura firme de Trump y subrayan el papel de China en el sorprendente anuncio de Kim.

“El punto de inflexión debió ocurrir cuando China, que absorbe el 90 por ciento de las exportaciones de Corea del Norte, dejó de mostrar su habitual paternalismo hacia el régimen comunista vecino, y apoyó las sanciones”, destacó un experto en el conflicto de las dos Coreas.

 

Imprimir