Híbridos, lo humano y su unión con los reinos vegetal y animal | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 08 de Marzo, 2018

Híbridos, lo humano y su unión con los reinos vegetal y animal

La exposición presenta 97 obras de Picasso, Bacon, Changall, Goya…, sobre la representación del hombre con rasgos de plantas o diversas especies animales

Híbridos, lo humano y su unión con los reinos vegetal y animal | La Crónica de Hoy

Un murciélago mordió a una mujer y desde entonces en Mesoamérica ellas fueron fértiles, Hitler simbolizado como una cría de vaca que es adorada por multitudes o Adán y Eva caminando hacia el exilio guiados por animales son algunas representaciones de la unión de lo humano e inhumano que se pueden apreciar en las 97 obras de la exposición Híbridos. El cuerpo como imaginario,  que permanecerá hasta el 27 de mayo en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

De acuerdo con la curadora Tatyana Franck, para demostrar que desde la época prehispánica hasta la actualidad el cuerpo humano se ha representado con rasgos vegetales y animales, la muestra reúne obras de Francisco Toledo, Rufino Tamayo, Francis Picabia, Pablo Picasso, Francis Bacon, Marc Changall y Goya, procedentes de 40 colecciones nacionales y extranjeras como el Museo de Louvre, del MoMA de Nueva York y Templo Mayor.

“Es mostrar hasta dónde se extiende lo humano a través de las creaturas híbridas, el arte nos invita a volver a cartografiar las relaciones entre las especies pero también a viajar en el tiempo y espacio.  El híbrido favorece a las interacciones, entenderlo a través de las edades y las culturas implica proponer un punto de vista en el debate de la identidad”, precisó.

Por ello, dijo la curadora, esa hibridación está en la mitología, en las culturas amerindias y asiáticas, así como en tiempos contemporáneos en figuras extrañas, deidades secundarias y monstruos aterradores que mezclan varias formas de animales.

“Una de las obras de arte más antigua que se ha descubierto es una escultura del paleolítico superior: El hombre león, que como su nombre lo dice, representa al cuerpo humano con una cabeza de león. Las formas híbridas son una fuente de inspiración artística en la medida que es una invitación a la experimentación de las combinaciones más allá de las teorías y estilos ya establecidos”, destacó Franck.

IRRACIONAL. Uno de los tres núcleos de la exposición está dedicado a las hibridaciones subversivas, en donde la crítica a personajes históricos se representa a través de caricaturas, grabados y pinturas, se resalta la crisis del cuerpo humano y se cuestionan las decisiones racionales.

Es el caso de la serie Los caprichos del español Goya, la obra La entrada de Jesús Luján a la Revista Moderna del mexicano Julio Ruelas, el fotomontaje El dictador del alemán Erwin Blumenfeld y el óleo La adoración del becerro del francés Francis Picabia.

“Con las obras de Goya tenemos un gran momento de hibridación porque nos recuerda la historia de El Sueño de una noche de verano de Shakespeare. En el caso de la obra de Julio Ruelas nos remite a la Revista Moderna que empezó a circular a finales del siglo XIX, en donde Ruelas era el ilustrador y que en la que se mantuvo la consigna de que todos los miembros eran híbridos. Por ejemplo, aparece el escultor Jesús Contreras a quien le acaban de amputar el brazo, se ve el ala del águila que lo representa en el suelo; también aparece José Juan Tablada en forma de perico”, precisó Antonio Saborit, director del Museo Nacional de Antropología y uno de los curadores de esta muestra.

Sobre el fotomontaje El dictador de Erwin Blumenfeld y La adoración del becerro de Francis Picabia, Tatyana Franck, destacó que ambas obras se refieren a Adolf Hitler, ya que fueron hechas en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

“Blumenfeld muestra a un dictador, se refiere a Hitler y por ello vemos a través de este personaje que tiene una cabeza de animal, un becerro, y cuerpo de hombre, en el mismo año (1937) Francis Picabia copió la fotografía pero en pintura y agregó las manos levantadas como un gesto irónico a la figura del dictador”, explicó.

En los otros núcleos de la exposición se reúnen máscaras, títeres y esculturas prehispánicas para representar las hibridaciones más antiguas en las diversas civilizaciones y también están las obras: El paraíso de Mac Changall, Retrato del diablo de Rufino Tamayo, Las tentaciones de San Antonio de Diego Rivera y El juicio entre la virtud y el juicio de Franceso Podesti.

Imprimir