Cultura

La historia de Yucatán a través de la mirada de sus mujeres

La exposición Ko’olel, transformando el camino es un recorrido mediante 174 piezas que dan rostro a personajes del estado ◗ Se presenta en el Palacio Cantón

“Torso de mujer en gestación”. Posclásico. Estuco modelado y pintado.

En lengua maya, la palabra ko’olel significa mujer. Ahora, este milenario vocablo también da nombre a la exposición temporal Ko’olel, transformando el camino; un recorrido por la historia de Yucatán y del país entero a través de la mirada de las mujeres, el cual va de “Naia” —de quien se sabe vivió hace aproximadamente 13 mil años en la península— a las actuales promotoras de nuevas identidades de género, pasando por hitos latinoamericanos como el Primer Congreso Feminista de Yucatán, de 1916.

Así lo manifestó Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al encabezar la inauguración de esta muestra en el Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, en Mérida, Yucatán.

Esta novedosa instalación, por primera vez acometida en los 59 años que el palacio porfiriano ha fungido como recinto museístico, “acredita el compromiso del INAH para hablar del pasado, el presente y el porvenir desde enfoques diversos”, así como la voluntad que tiene para convertir a sus museos no sólo en espacios de memoria, sino en sitios “donde se construyen imaginarios y se reducen brechas”, destacó el antropólogo Diego Prieto.

El titular del INAH destacó que las 174 piezas que componen la muestra, tienen el cometido de dar “nombre, rostro y apellido” a personajes centrales para la historia de Yucatán, cuyos aportes, empero, han sido silenciados o vistos tangencialmente.

 La exposición se desarrolla en tres líneas discursivas: la de los periodos temporales y sus objetos respectivos; la de testimonios y epígrafes que muestran el pensamiento de las mujeres o la visión que sobre ellas se tenía en una cierta época; y la de 90 biografías de mujeres que transformaron la vida y el camino de Yucatán, o que en el presente continúan haciéndolo.

 Estas tres líneas discursivas, a su vez, recorren cada uno de los cuatro ejes temáticos en que se divide la muestra. El primero, “Mujeres mayas al frente”, recuerda la base dual de las sociedades mayas prehispánicas y el  papel determinante de la mujer desde el mito de la creación; siendo ellas la base de resistencias como la Guerra de Castas, pero también el sustento del sentido comunitario en las poblaciones indígenas actuales.

 Además de la citada mención biográfica de “Naia”, este núcleo reúne piezas arqueológicas como el “Torso de una mujer en gestación”, un fragmento de estuco modelado y pintado, que fuera localizado en 1997 dentro de la Zona Arqueológica de Mayapán; o bien, testimonios en periódicos del siglo XIX que resaltan el papel trascendental de la lideresa militar y sacerdotisa María Uicab durante la Guerra de Castas.

 “El poder de las ideas” es el segundo eje y expone las transformaciones que de los siglos XVI al XIX llevaron a las mujeres yucatecas a sumarse a las ideas liberales de acceso a la educación, voto, igualdad laboral y otros derechos. Destacan piezas como un ejemplar de La Siempreviva, primera revista literaria escrita y producida enteramente por mujeres, o fichas de hacienda (monedas de tiendas de raya) con la leyenda “Benita”, usadas en las propiedades de Benita Palma de Campos, mujer del siglo XIX que al enviudar quedó a cargo de la riqueza familiar y, pese a los estereotipos de entonces, administró y maximizó las utilidades de su hacienda.

En el núcleo tres, “Libertad y derechos”, se aborda cómo Yucatán se convirtió en  la cuna del feminismo en Latinoamérica con el Primer Congreso feminista, en 1916, siendo la primera participación política de la mujer en el país y un referente internacional en el tema.

 Por último, “Transformando y construyendo” acerca al mundo contemporáneo, haciendo alusión a las académicas, políticas y participantes de sociedades cooperativas indígenas que continúan en la lucha diaria por superar obstáculos como la violencia de género, a la vez que pugnan por el reconocimiento de las nuevas identidades femeninas.

 

Imprimir