Post-arte y afectividad

Eduardo Egea

El arte contemporáneo del siglo XXI se enfrenta al desgaste de su propia tradición, raíces y herencia del siglo XX. ¿Qué potencial de renovación tiene el arte actual a partir de ampliar este inevitable legado?

Además del descubrimiento de nuevas herramientas estéticas y formales que se ar­ticulen con la sociedad actual y el bagaje artístico del siglo XX, —como sucede con el arte digital—, y ante el rutinario fracaso del Arte de Participación Social que ha pretendido incidir y modificar el entorno colectivo, sociopolítico y cultural; arte que logre apelar a la afectividad del espectador, libre de pretensiones antropológicas, sociológicas o moralizantes, se está convirtiendo en opción creativa.

Anticipada por Suzanne Lacy o Yoko Ono, Mónica Mayer es una pionera en México en fomentar relaciones de afectividad colectiva a través de nuevos medios como el performance, archivo o electrografías. Elva Garma presentó en el Salón Nacional de Artes Plásticas del INBA, Sección Espacios Alternativos, 1985, una fotografía, pensamiento y color preferido de 365 personas nacidas en cada día del año. Ana Gallardo, con su proyecto Escuela de Envejecer (2016-), completa antecedentes cómo Hilvanar, 2008 de Maru de la Garza, quien registró testimonios sobre “vivencia cotidiana y soledad en adultos mayores” buscando establecer lazos afectivos entre vecinos de Tlatelolco, de manera similar a como desde el 2015 el colectivo La Buena Estrella ha creado mapeos afectivos vecinales en la colonia San Rafael.

Ante el peso de artistas acreditados en el mercado e instituciones museísticas globales como Sophie Calle o Christian Boltanski que han explorado eficazmente las relaciones humanas y su afectividad o el relativo bloqueo de un artista tardío y mediocre como Rirkrit Tiravanija, se abre para tantos artistas subvalorados la posibilidad de regresar a la comunidad sin pretender transformarla o “mejorarla”. ¿Estos artistas envidiaran el éxito e inserción en el mundo del arte? ¿Cuáles son las posibilidades en el siglo XXI para el arte, después del arte contemporáneo?

 

www.artgenetic.wordpress.com

Twitter: @artgenetic

Imprimir

Comentarios