¡Que viva la Matria! - César González Madruga | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
¡Que viva la Matria! | La Crónica de Hoy

¡Que viva la Matria!

César González Madruga

La ley de polaridad es palpable en la dicotomía del mexicano. En un extremo está el machismo, como la expresión del hombre que desvaloriza, minimiza, somete y violenta a la mujer en sus variadas formas; y, al otro extremo, se encuentra la veneración a la mujer como madre y máximo emblema a resguardar, como lo es la Virgen de Guadalupe.

Las evidencias del machismo son contundentes. De acuerdo al INEGI y a la Endireh cuatro de cada diez mujeres viven violencia emocional, dos de cada diez se enfrentan a la violencia económica, catorce de cada cien mujeres son violentadas físicamente y siete de cada diez viven la violencia sexual. En esta dualidad, la Canaco arroja cifras en restaurantes, hoteles y prestadores de servicio que muestran que el principal día que más se elevan sus ventas (hasta en un 40%) es el 10 de mayo, el Día de las madres. Así mismo el amor a la “madre espiritual” se hace manifiesto en la devoción de los veinte millones de peregrinos que, de acuerdo a las cifras de la secretaría de turismo de la CDMX, acuden anualmente para rendir tributo y mostrar su fe a la “madre de todos los mexicanos”. Quizá por ello Octavio Paz llegó a afirmar: “La mujer… es figura enigmática. Mejor dicho, es el enigma”.

Al respecto existe un neologismo extraordinario que es acuñado a Isabel Allende y Virginia Woolf que es La Matria, para referirse a la madre patria. Para los juristas la patria dota de nacionalidad mexicana a todo aquel nacido en territorio mexicano y sea hijo de padre o madre mexicano, esto le dota de derechos y eventualmente de obligaciones.En tanto la matria se refiere a la madre y, como señala Leonado Boff, “al hablar de la madre no se habla de inteligencia analítica, se habla de inteligencia emocional”. En este sentido, podríamos decir que la matria es la que cultiva los valores y el afecto. Hoy el mexicano requiere una reconciliación urgente entre la patria y la matria que han caminado por sendas diferentes, es decir, entre papá gobierno y mamá ciudadanía.

El equilibrar ambos conceptos en la consciencia colectiva, considero, que sería uno de los máximos avances que podríamos lograr en los aspectos de paridad de género. Reconocer a la matria más allá de simples escrúpulos morales, sino como formas de vida en el quehacer cotidiano desde donde puedan emerger las nuevas generaciones que han de conformar y regenerar la patria. A la matria no sólo hay que quererla, también hay que comprenderla.

En el contexto del día internacional de la mujer, entre tantos mensajes que recibí para reflexionar al respecto de esta fecha, entre los que mayor resonancia me hicieron fueron: “entre los hombres y los ángeles se encuentra la mujer” y “la mujer es el único transporte que tenemos para llegar a la Tierra”, ya que me resultaron acordes a los nuevos tiempos del renacer de la matria, dejar atrás la visión de Timbiriche del “tú y yo somos uno mismo” a “tú eres tú y yo soy yo, y juntos conformamos una equilibrada cultura simbiótica”. Así que, tarde pero seguro, feliz día de la mujer y ¡que viva la matria!

 

Escritor independiente

@CesarG_Madruga

madrugacesardaniel@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios