Nacional

“...Y si sueltan al tigre en las elecciones, que se haga cargo quien lo haya soltado”: AMLO

López Obrador presentó ante el sector financiero la tesis de que ahorrando y eliminando la corrupción, habrá suficientes recursos hacendarios para impulsar el desarrollo

Andrés Manuel López Obrador se presentó ante los banqueros sin un discurso técnico financiero; se presentó en la Convención Nacional del gremio para señalar que en su gobierno estaría marcado por políticas de “austeridad republicana”, que se bajará el costo del gobierno a la sociedad, no habrá lujos, ni pensiones millonarias a expresidentes, ni mucho menos aumentarán impuestos ni gasolinazos. El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia planteó a los banqueros “su fórmula” para el desarrollo integral del país: acabar con la corrupción-privilegios y financiar el desarrollo con lo que se ahorre de esa erradicación de ese binomio.

“Vamos a poder financiar el desarrollo de México, sin aumentar impuestos y sin endeudar al país”. Su discurso contrastó notablemente con la exposición de Meade, apegada a principios de economía que le son cercanos, y a la exposición de Anaya, tratando de abrir en la mente de los banqueros una apuesta por un futuro diferente.

Una ecuación “sencilla”. En un mundo financiero muchas veces difícil de comprender por variable matemáticas poco amigables, López Obrador apostó por la simplificación: “los políticos corruptos se roban alrededor del 20 por ciento del presupuesto, si evitamos que se lo roben, podremos financiar el desarrollo del país con un billón de pesos”.

López Obrador, por el contrario, recurrió a un llamado a la calma dirigido a los hombres del dinero:

“No vamos a afectar a la banca en nada. Tengan confianza”, soltó el tabasqueño durante su participación en la 81 Convención Bancaria, “no tiene que haber nerviosismo”.

“No vamos a afectar en nada a la banca”, insistió en su llamado a la confianza, “necesitamos una banca fuerte”, dijo  y añadió que los servicios financieros deben llegar a muchas más poblaciones en el país. Durante el cierre del foro político en el último día de actividades de la edición 81 de la Convención Nacional Bancaria, también adelantó que si los resultados de las elecciones no son limpios y hay fraude electoral se soltará “el tigre” y a ver quién lo va a amarrar.

“Me quiero ir a Palenque, Chiapas, tranquilo si las elecciones son limpias, son libres, voy a Palenque, Chiapas. Si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque y a ver quién va a amarrar al tigre”, dijo.

“El que suelte el tigre, que lo amarre, ya no voy a estar yo deteniendo a la gente luego de un fraude electoral, así de claro”, insistió.

El abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia dijo que por esa razón desea “con toda su alma” que los comicios sean limpios y libres.

“Y que sea el pueblo el que decida quién va ser el próximo presidente. Yo estoy bien y de buenas, porque ya llevamos algún tiempo en primer lugar, estamos como 15 puntos arriba en las encuestas, ya falta poco”, expuso.

Cuestionado sobre si considera que el presidente Enrique Peña Nieto está interviniendo en el proceso, López Obrador se limitó a decir que le toma la palabra al Jefe del Ejecutivo, quien se comprometió a no hacerlo.

“Yo le doy el beneficio de la duda”, enfatizó cuando se le cuestionó sobre una eventual persecución contra los funcionarios de la actual administración federal.

Inversiones sí y no. El fundador de Morena comentó que respetará contratos petroleros generados en la presente administración, pero no tuvo la misma suerte del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

El tabasqueño, como había hecho antes, aseguró que la terminal aérea es excesivamente costosa y que echará a andar su plan alterno, basado en el uso de la base (actualmente militar) de Santa Lucía.

 

Imprimir