Ciudad

Oasis en Iztapalapa

Mientras Javier se apresuraba a lavar su auto, también aprovechaba para  llenar dos garrafones de agua y dos tambos antes de que la colonia volviera a quedarse sin agua.

“Ahorita estoy lavando el carro y después lavaré el de mi esposa, ella está lavando la ropa porque luego no tenemos para nada”, platicó mientras sudaba.

Los vecinos de la colonia Bandija, en la delegación Iztapalapa, aprovecharon que durante este fin de semana el agua les llegó a chorros, pues saben que en cualquier momento pueden quedarse sin agua potable.

Los habitantes de la calle Sur 69-A y Manuel Gamio, se apresuraban para aprovechar el agua que les hizo falta dos semanas.

Las prendas de ropa recién lavadas podían observarse colgadas en los patios o azoteas y en las banquetas se veía el agua escurrir de los estacionamientos, porque todos limpiaban las casas o simplemente regaban las plantas y jardines.

“Yo estoy bañando a Max porque el otro día se fue a revolcar en lodo y ya no pude bañarlo y después le va a tocar a sus hermanos”, comentó José, mientras enjabonaba a su mascota.

En otras casas se podía escuchar cómo caía el agua en las cisternas. “Estuvimos muchos días sin agua, tanto que se vació la cisterna y se nos hizo buena idea limpiarla de una vez para evitar enfermedades. Pero a ver cuánto nos dura el agua y a ver si se alcanza a llenar completa”, platicó Doña Carmen.

Imprimir