Derrota del West Ham ocasiona invasión de campo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 11 de Marzo, 2018

Derrota del West Ham ocasiona invasión de campo

Derrota del West Ham ocasiona invasión de campo | La Crónica de Hoy

Una nueva derrota del West Ham en casa por 0-3 ante el Burnley, ocasionó que el público invadiera la cancha, reclamara a los jugadores el mal paso en la Premier League, arrancara un banderín y luego subiera a la tribuna para reclamarle al propietario del equipo, donde se originó una bronca generalizada.

Todo inició con el primer gol del partido, anotado por Ashley Barnes a los 66 minutos; un aficionado se metió en el campo e intentó increpar al capitán del West Ham, Mark Noble, quien ante la ausencia policial, derribó al aficionado, lo que propició que otros dos hinchas también entraran al campo y el defensa James Collins los contuvo.

Pero las cosas empeoraron, con el 2-0 de la visita al minuto 70, obra de Chris Wood, ocasionó que otro hombre entrara a la cancha, arrancara el banderín de tiro de esquina y corriera con él como si fuera una jabalina hasta clavarlo en el centro del terreno de juego, en un hecho insólito en el futbol  inglés.

Otro grupo de hinchas de los Hammers subió a la tribuna para protestar frente al palco de la directiva y exigieron la renuncia del presidente David Sullivan, quien tuvo que ser escoltado por la policía para retirarse del estadio; también hubo algunas peleas en las tribunas entre aficionados en desacuerdo con lo sucedido en el London Stadium.

El equipo dirigido por el escocés David Moyes marcha en el lugar 16 de la clasificación y tras la derrota de hoy se encuentra cada vez más cerca de la zona de descenso.

Con el encuentro 0-2, Moyes buscó una solución con el ingreso de Chicharito, al 71, en lugar del portugués Joao Mario, pero el jalisciense poco pudo aportar, aunque tuvo actitud y movilidad, tocó muy poco el balón y cumplió 166 minutos sin anotar.

También en Francia hubo Agresiones. Tras empatar a uno Lille y Montepellier en la Ligue 1, los aficionados del equipo local invadieron la cancha para golpear a los futbolistas, incluso los persiguieron hasta los vestidores y se enfrentaron con la policía. Convirtieron la cancha en un campo de batalla para reclamar que Lille no gana desde el 28 de enero pasado y está en lugar 19 en zona de descenso.

 

Imprimir