Espectáculos

Mi hermano, o la poesía de los vínculos familiares

Un documental que es una reflexión poética sobre los vínculos familiares.

Alexey nace en Rusia y es adoptado por Gabriela, una mujer soltera. Más tarde, Gabriela y Alexey, adoptan otro niño en Siberia, llamado Mateo. A lo largo de 9 años, Alexey y Mateo nos muestran lo que supone que es construir vínculos recíprocos de confianza a pesar de las dificultades internas que enfrentan; en el filme Mi hermano, de la cineasta Alana Simões, que se encuentra actualmente en competencia por el Premio Mezcal del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

“Conocí a la familia porque el tío de los niños es un productor famoso de España. Cuando conocí la historia me dio curiosidad y luego conocí a los niños, primero me fijé en el caso del mayor, con su pasión por bailar danza, y quise hacer algo sobre su historia. Jamás pensé que el proyecto podría durar tanto y que sería sobre los dos niños”, expresó la cineasta en una charla con los medios después del estreno mundial del filme.

La coproducción de Cinematrópodos, Pimienta Films y Gavilán Cine, presenta un documental que es una reflexión poética sobre los vínculos familiares. Originaria de São Paulo y residente desde hace dos años en Guadalajara, Alana tuvo que vivir en Madrid durante los primeros años del proyecto, hecho que le permitió grabar con frecuencia: luego de su mudanza a México se trasladaba periódicamente para continuar las filmaciones. A propósito, comentó que la clave de la realización de este filme es la paciencia.

“La clave de la intimidad es la paciencia. Fueron ocho años de rodaje y necesitaba paciencia para poder ser parte de esa familia y descubrirlos. Fueron tantas horas de rodaje y años, que necesitábamos tener una perspectiva correcta sobre su forma de vida”, expresó la cineasta.

Imprimir