Espectáculos

Ocho de cada diez: el amor y el dolor en medio de los asesinatos que quedan impunes

La película cuenta la historia de Aurelio (Noé Hernández) y Citlali (Daniela Schmidt).

La película Ocho de cada diez, de Sergio Umansky, lleva en su título una estadística impactante en México. Se refiere al número de asesinatos que quedan impunes, los que no se investigan y sobre los que no hay consecuencias. En medio de este contexto, el realizador ofrece una historia en la que espera que muestre el amor como la única forma de esperanza para soportar la terrible realidad.

En entrevista con Crónica, la actriz Daniela Schmidt, quien es protagonista y productora del filme, compartió detalles acerca del trabajo de Terrícola Films y Arte Mecánica, que compite este año por el Premio Mezcal, en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, a la Mejor Película Mexicana:

Ocho de cada diez es una historia de dos personas marginadas por el sistema y la sociedad que viven en la Ciudad de México y se encuentran en el momento en que buscan justicia para causas personales y se enamoran, se dan cuenta es que la única forma es conseguir juntos, es una historia de amor, sobre la capital del país…

“También es una especie de grito sobre estar vivo en este país; son los asesinatos que no se investigan, el título le da voz a esta estadística: nos habla de un lugar en el que no nos importan esos crímenes, desaparecen en la historia sin mayor huella, es una película que sí refleja un lado de México, pero también es una historia de amor improbable y trata de cómo, cuando tomamos las cosas en nuestras manos, podemos hacer grandes cosas”, explicó la actriz.

La película cuenta la historia de Aurelio y Citlali. Ellos se conocen en un pequeño hotel de la Ciudad de México en el momento más oscuro de sus vidas. Él acaba de enterrar a su hijo, asesinado a plena luz del día. Ella tuvo que abandonar a su hija con su violento padre. Aurelio busca que la policía haga su trabajo y capture a los asesinos. Citlali busca obtener un documento que le permita recuperar a su hija. La búsqueda de justicia pronto se transforma en deseo de venganza. Poco a poco crece el amor entre ellos al tiempo que se forja un pacto: ayudar al otro a hacer justicia por su propia mano.

El actor encargado de dar vida a Aurelio es Noé Hernández, ganador del premio Ariel 2015 como Mejor Coactuación Masculina por la película La Tirisia, mientras que el papel de Citlali es interpretado por Daniela Schmidt, quien explicó que es una mujer que representa a muchas más:

“Citlali es un personaje que se fue construyendo de historias de personajes reales, que vimos durante años, sobre mujeres despojadas de su identidad, con una especie de síndrome de Estocolmo, casadas con sus abusadores, madres de hijos de secuestradores que no pueden escapar de esa vida, y ella sí puede, pero la vida ha dejado una cicatriz en su cuerpo y alma, es un personaje herido”, comentó la actriz.

Destacó que una de las mayores virtudes de este proyecto se encuentra primero en el cineasta que la dirige y luego en su carácter de película independiente, con lo que muestra que en el país se puede hacer cine sin depender completamente de recursos oficiales:

“A Sergio lo conozco desde hace tiempo y siempre me ha parecido un cineasta comprometido con el cine, con la belleza, la humanidad y la verdad, empezamos a construir la película poco a poco; de alguna forma te involucras primero como actor pero luego quieres que se les dé más voz a ese personaje”, comentó.

“Este filme tiene un mérito porque es independiente, no hubo apoyo de gobierno, ninguno de los que reciben la mayoría de las películas. Todo el talento de los departamentos son enormes artistas que decidieron participar en el proyecto a pesar de que era independiente, ese camino me parece súper valioso”, añadió.

Finalmente, la actriz expresó que la gente que llegue a ver la película se llevará un mensaje de reflexión: “El amor humaniza el conflicto, le da un tono suave sobre cómo dentro del horror y el caos, el amor nos inspira a salir de nuestros hoyos negros, de no apartarnos y seguir adelante”, concluyó.

Imprimir