Mundo

Piñera regresa a la presidencia de Chile con promesas contra la pobreza

Sebastián Piñera, durante su investidura ayer en Santiago.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se comprometió ayer ante todo el país a “revertir el estancamiento económico” y “derrotar la pobreza”, con el foco puesto en el desarrollo y los derechos de la infancia.

En el Palacio de La Moneda, Piñera pronunció su primer discurso después de asumir este domingo por segunda vez como presidente de la República, en el que anunció una batería de medidas para mejorar la situación de los niños vulnerados que se encuentran bajo la tutela del Estado.

Antes de llegar a la sede del ejecutivo en Santiago, el derechista realizó su primera actividad pública en un hogar dependiente del Servicio Nacional de Menores (Sename), donde informó acerca de la modernización de ese organismo.

El Sename ha sido el blanco de las críticas durante años, pero su crisis estalló con la muerte de una niña de 11 años llamada Lisette Villa, quien falleció asfixiada cuando sus cuidadores la sometieron a apremios ilegítimos y tormentos, según un informe del Servicio Médico Legal aportado por la Fiscalía.

Desde el balcón de la casa presidencial, Piñera habló además sobre la importancia del crecimiento económico para Chile, que “es fundamental no solo para los buenos empleos, mejores salarios y crear oportunidades, sino para que el Estado financie sus programas sociales”.

El gobernante conservador hizo eco de su emblemática promesa de campaña, la de “hacer retroceder la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo”, con el fin de alcanzar la paz en las regiones y vencer el miedo, dijo.

Imprimir