Estados

En Yucatán, paraíso del PRI, “sólo el exceso de confianza nos podría descarrilar”

El entorno nacional puede ser distinto, comenta, pero sin escándalos de corrupción y con crecimiento económico notable, todo está dispuesto para el triunfo

Entrevista con el candidato Sahuí Rivero

Mauricio Sahuí Rivero, candidato del PRI-PVEM-PANAL para la gubernatura de Yucatán, se declara listo para la batalla electoral que renovará ese gobierno donde, asegura, está “blindado” contra la guerra sucia. Sostiene que aquí no hay acciones de corrupción del gobierno estatal que puedan impactar de manera negativa en su campaña e intenciones de refrendar el triunfo para el tricolor el 1 de julio próximo.

Reconoce que no hay elección fácil, pero asegura que el efecto Andrés Manuel López Obrador no tiene impacto en Yucatán y solo el exceso de confianza y el dejar de trabajar podrían descarrilar su campaña o proyecto rumbo a la gubernatura de esa entidad.

–No hay temor por el efecto AMLO aquí en Yucatán?

–No, afortunadamente aquí estamos muy claros sobre donde están nuestras fortalezas.

Sobre un escenario complicado para el PRI a nivel nacional que pueda impactar sus posibilidades de triunfo, Sahuí Rivero reconoce que hay un escenario “con vaivenes políticos”, pero advierte que no impactarán la contienda local porque “en Yucatán se han hecho bien las cosas”. Por ello advierte que no se puede dejar el futuro del estado a la improvisación o la ocurrencia. “El gran pecado sería de omisión, dejar de hacer lo que hoy se hace bien, o, peor aún, desviar la ruta de crecimiento de Yucatán por algún capricho o, peor todavía, por no conocer el estado”, alerta.

En entrevista con Crónica y a dos semanas de que arranquen las campañas políticas, Sahuí llama a todos los candidatos a la gubernatura a un acuerdo de civilidad donde lo que prevalezcan sean las propuestas. “Vamos en ánimo propositivo y constructivo, los yucatecos no quieren divisiones”, convocó.

Relajado, Sahuí llega a sus oficinas en Mérida, Yucatán. Revisa los pendientes, la agenda. Gira instrucciones a sus colaboradores.

–¿Cómo arranca, cómo le impacta a su candidatura este escenario complicado que tiene el PRI a nivel nacional?

–Ninguna elección es fácil, todas tienen sus complicaciones naturales, ninguna es similar a otra, todas tienen circunstancias de tiempo, de trato de personas, de actores, de problemáticas que hacen que los escenarios que toquen vivir sean distintos.

“Aún cuando hay un escenario nacional que pudiera ser sujeto de vaivenes normales en un proceso político, Yucatán es un caso distinto, porque se han hecho muy bien las cosas, y esto lo digo con datos y cifras que así lo demuestran, el entorno en materia de combate a la violencia es complicado, hay que aceptarlo con grandes retos. No obstante, Yucatán se mantiene como el estado más seguro del país, con estabilidad y crecimiento económico al doble de la media nacional”.

Dice que los retos que tiene por delante el estado, entre otras cosas, es mantener el estado de derecho, la seguridad y tranquilidad de vida, y también fortalecer el tejido social y la educación.

–Aquí no habría actos de corrupción gubernamentales...

–El trabajo del gobernador Rolando Zapata hace la diferencia con lo que se hace en otras partes, en donde, tristemente, pueda hablarse de que las circunstancias definitivamente no son las más óptimas.

–Indica que no hay elección fácil, ¿que podría descarrilar su proyecto?

–No sólo a mí, a cualquiera puede descarrilar el exceso de confianza, el dejar de trabajar por ese objetivo, el olvidarse que necesitamos los esfuerzos de todos. Si confundimos la política con una guerra de lodo, tratando de hacer que la sociedad no vote por nosotros, sino deje de votar por el contrario, por todo lo malo que decimos que es, entonces esa guerra sucia hará que la sociedad se harte.

GUERRA SUCIA. Sahuí Rivero asegura estar blindado contra la guerra sucia de sus contrincantes y asegura que “el que nada, debe nada teme”.

“No descarto que haya quienes quieran usar esa forma de hacer política para tratar de agenciarse, ni siquiera la confianza, sino hacer enojar al ciudadano no para que vote por él, sino para que no vote por su oponente. Eso es triste porque lo que merece el ciudadano es escuchar propuestas realizables.

–¿Está blindado contra eso?

–Definitivamente, pero no deja de afectar en lo personal, prepararé a mi familia para ello. Yo no incurriré en ello, ni recurriré a ningún golpe bajo, podemos contrastar trayectorias, eso sí.

–Hay un escenario complicado para el PRI: Yucatán podría ser la única gubernatura que gane...

–Espero que se ganen más, pero te aseguro que Yucatán se va a ganar. No hay contiendas ganadas, no hay enemigos pequeños, no hay triunfos anticipados, no podemos dejar de hacer esta tarea hoy, y estoy seguro que eso lo están haciendo todos los candidatos del PRI, candidatos a gobernadores. No puede haber confianza, no puede haber soberbia, no llegamos solos , necesitamos a todos y eso es premisa fundamental, trabajar en equipo.

–¿Le pega esta imagen del PRI?

–Las encuestas que tenemos nos ponen arriba. Aquí, en Yucatán, José Antonio Meade está arriba. En Yucatán vamos con optimismo, sin confiarnos y pidiendo que México tenga esa ruta de crecimiento y que podamos tener a Meade de presidente.

Finaliza con un augurio positivo para el tema nacional y para José Antonio Meade: “va sólido en segundo lugar y es una tendencia que caballo que alcanza gana. Al final del día, al que tiene en el partido del gobierno sufre un desgaste normal y ha sido el objeto del discurso de los otros dos contendientes, pero va al alza.

 

Imprimir