Academia

El Archaeopteryx era capaz de efectuar “vuelos propulsados”

Científicos dicen que el estilo de vuelo de este dinosaurio coincide con el de aves actuales, capaces de batir sus alas “en ráfagas” o para cubrir distancias cortas

El pariente más temprano de los pájaros, el Archaeopteryx, fue un dinosaurio con alas cubiertas de plumas capaz de efectuar “vuelos propulsados”, según revela un estudio publicado ayer por la revista Nature.

La investigación, desarrollada por un grupo de científicos en Francia, Alemania, Suecia y República Checa, completa trabajos anteriores que han tratado de establecer si este dinosaurio del Jurásico Tardío era un “morador terrestre”, un “planeador pasivo” o usaba sus alas para realizar “vuelos activos”.

Para resolver este enigma, los expertos analizaron la estructura ósea de las alas de fósiles de Archaeopteryx encontrados en Alemania a través de una novedosa técnica denominada “microtomografía sincrotón”, en el European Synchrotron Radiation Facility (ESRF) de Grenoble (Francia).

Este procedimiento, destacan los autores, permite visualizar el interior de los huesos sin dañar los valiosos restos fósiles del Archaeopteryx, cuyas características compararon después con las de una amplia gama de especies, desde los extintos pterosaurios a los pájaros modernos.

Constataron que se puede predecir con fiabilidad el estilo de vuelo a partir del análisis de la “arquitectura ósea”, que en el caso del Archaeopteryx coincide con el de las aves actuales que son capaces de batir sus alas “en ráfagas” o para cubrir distancias cortas.

“Centramos nuestra atención en la parte media de los huesos del brazo porque sabíamos que esas secciones contienen señales claras respecto al vuelo de la aves”, explicó en un comunicado uno de los expertos, Emmanuel de Margerie, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia.

“Inmediatamente, observamos que las paredes óseas del Archaeopteryx eran mucho más delgadas que las de los dinosaurios terrestres, pero se parecían mucho a los huesos de pájaros convencionales”, aportó el principal autor del estudio Dennis Voeten, del ESRF.

El análisis de datos demostró, asimismo, que los huesos de este dinosaurio alado se asemejan a los de aves como el faisán, que ocasionalmente recurre al “vuelo activo” para “cruzar barreras o esquivar a depredadores”, señala el experto.

Por contra, no presenta parecido con la estructura ósea que permite planear y volar a “muchas aves de presa” y a algunos pájaros marinos para soportar trayectos de largas distancias.

Es posible que este estilo de vuelo le hubiese resultado muy útil al Archaeopteryx para escapar de sus enemigos o para pasar de isla a isla, dado que la región del sureste de Alemania que habitaba era un archipiélago tropical durante aquella época, sostienen los investigadores.

“El Archaeopteryx compartió los cielos del Jurásico con pterosaurios primitivos que finalmente evolucionaron hasta convertirse en gigantescos pterosaruios del Cretácico. Hemos encontrado diferencias parecidas en la geometría del hueso del ala entre pterosaurios primitivos y avanzados y entre la de pájaros que vuelan activamente y planean en las alturas”, agregó Vincent Beyrand, del ESRF.

Dado que el Archaeopteryx es el pariente más antiguo de las aves modernas, las conclusiones de este estudio no sólo descubren aspectos de su estilo de vida, sino que también proporcionan información sobre la evolución temprana del vuelo de los dinosaurios.

“De hecho, sabemos que el Archaeopteryx ya era un volador activo hace unos 150 millones de años, lo que sugiere que el vuelo activo de los dinosaurios evolucionó incluso antes”, indicó Stanislav Burev, de la Universidad Palacký de Olomouc, en la República Checa.

No obstante, precisó Voeten, el Archaeopteryx “carecía de las adaptaciones pectorales para volar como aves modernas”, por lo que quizá logró efectuar “vuelos propulsados” a través de evoluciones diferentes.

“Tendremos que volver a analizar los fósiles para responder exactamente a la pregunta sobre cómo este icono bávaro de la evolución usaba sus alas”, concluyó.

Imprimir