Mundo

Victoria demócrata en feudo de Trump desata alarma

El demócrata Conor Lamb, vencedor en Pensilvania.

El candidato demócrata por Pensilvania a la Cámara de los Representantes, Conor Lamb, fue proclamado ayer ganador a las elecciones especiales de este martes por un escasísimo margen de 627 votos sobre el republicano Rick Saccone, pero con la particularidad de que, en ese mismo distrito tradicionalmente conservador, el republicano Donald Trump ganó a la demócrata Hillary Clinton hace apenas 18 meses por 22 puntos de diferencia.

Con el 100% escrutado, el demócrata Lamb obtuvo 113 mil 813 votos (49.8%), mientras que el republicano Saccone tuvo 113 mil 186 (49.6%).

Termómetro electoral. La victoria de Lamb no altera el balance en la Cámara, donde los republicanos gozan de una amplia mayoría, pero es un termómetro electoral del desencanto del votante conservador en zonas en las que Trump arrasó en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016.

Estas elecciones se convocaron después de que el republicano Tim Murphy renunciara hace unos meses tras conocerse que animó a su amante a abortar pese a que él mantenía posiciones antiabortistas.

Mayoría en peligro. Los republicanos, con mayoría en las dos cámaras del Congreso, tienen la vista puesta en el 6 de noviembre, cuando se renueva un tercio del Senado, la totalidad de la Cámara de Representantes y 39 gubernaturas. Los anteriores asaltos han terminado en sonoros fracasos. El mayor se registró en Alabama. Un estado netamente conservador, donde en diciembre los republicanos perdieron por primera vez en 25 años un puesto al Senado frente a los demócratas.

Por tanto, la victoria de Lamb de este martes, sumada a la del ahora senador Doug Jones en Alabama, envalentona a los demócratas para afrontar las elecciones legislativas de noviembre con el objetivo de recuperar el control del Congreso.

Si los demócratas se hacen con el control de esa cámara, tomarán impulso de cara a las presidenciales de 2020 y dificultarán la gobernabilidad de Trump en los últimos dos años de su primer mandato.

“Es como yo”. La primera reacción del presidente Trump a la nueva derrota republicana fue hecha al más puro estilo del megalómano magnate. Ante un grupo de donadores para su campaña declaró que Lamb hizo una campaña muy inteligente, porque se vendió como si fuera el propio Trump.

“El joven Lamb se dijo a sí mismo: Oh, yo soy como Trump. Defiende la Segunda Enmienda [para venta libre de armas] y ama como yo rebajar los impuestos”, aseguró el mandatario.

Sin embargo, lo que no dijo es que el candidato republicano era en realidad mucho más conservador que él y que, bajo esa lógica, debería haber ganado en ese distrito tan republicano.

Saccone, de 60 años, un antiguo veterano de las Fuerzas Aéreas y los servicios de inteligencia, llegó a decir en campaña. “Yo fui Trump, antes de que Trump fuera Trump”.

Imprimir