Jóvenes de EU se avergüenzan de la adicción de su país a las armas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 14 de Marzo, 2018

Jóvenes de EU se avergüenzan de la adicción de su país a las armas

A un mes de la matanza de la escuela en Florida, miles de estudiantes tomaron las calles contra la Asociación Nacional del Rifle y la idea del presidente Trump de armar a los profesores

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Decenas de miles de estudiantes salieron ayer a las calles en todo Estados Unidos o se concentraron en sus escuelas en señal de duelo por la matanza perpetrada el pasado 14 de febrero en un instituto de Parkland, en el sur de Florida, y en demanda de un mayor control en la venta de armas.

Al cumplirse un mes del tiroteo, estudiantes de más de 3 mil centros educativos de todo el país dejaron sus clases y se concentraron en los campus e instalaciones, o marcharon por las calles para exigir al presidente Donald Trump y a los congresistas republicanos que endurezcan las leyes para comprar armas y evitar así tragedias que se han vuelto endémicas en EU.

La masiva participación y protesta tuvo su acto central a las 10.00 (hora de la costa este) durante el paro de 17 minutos de duración, uno por cada vida segada en la matanza perpetrada en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, de ­Parkland, al norte de Miami.

Contra la NRA. Una de las pancartas más vistas en las concentraciones fue para repudiar el sangriento papel que está protagonizando en estas trágicas situaciones la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

“La NRA tiene a los políticos de rehenes, pero quienes estamos siendo asesinados somos nosotros”, declaró una joven que se dirigía con sus compañeros hacia el Capitolio en Washington.

Los jóvenes pidieron ayer a sus representantes que se atrevan a enfrentar a ese poderoso grupo, que logra, matanza tras matanza, no sólo que los legisladores veten cualquier control de armas, sino que acaban convenciendo a las autoridades de que la solución es que haya más armas para defenderse de los agresores.

El primer convencido de ello es el propio Trump, que defiende con ardor entrenar a los profesores para matar y entregarles armas para que las usen en las aulas en caso necesario.

“Aún más miedo que ahora”. Sobre la propuesta de Trump, un manifestante de Maryland, Edwin Lemus, de 17 años, declaró que es una “terrible idea”. “Nos daría aún más miedo que ahora. No necesitamos que los profesores lleven armas a clase”, señaló.

Con este joven coincidió Michael Kanti, de Washington.

“Los profesores son seres humanos y su cabeza se puede volver loca de repente también, podría haber incluso más tiroteos”, dijo y mostró su indignación ante la idea de que algún día su madre “pueda recibir una llamada diciendo que su hijo ha sido asesinado en la escuela”.

“Estoy orgullosa”. Al igual que hace un mes fue el epicentro de la tragedia, la secundaria de Parkland vivió ayer escenas de dolor y rabia. Unos tres mil alumnos y profesores de la escuela atacada se concentraron en el campus en memoria de las víctimas y para pedir a los legisladores cambios efectivos en las leyes de control de armas.

“Es muy emocionante. Mi corazón está roto y muy duro, pero estoy orgullosa de la acción de estos estudiantes”, dijo Carla Madeiros, madre de una de las alumnas fallecidas. “No hay lugar para las armas automáticas y tiene que haber un cambio” en las leyes, añadió tras repudiar la negativa de Trump y los republicanos a prohibir la venta de armas semiautomáticas de asalto.

Esta jornada histórica, jalonada por las protestas de miles de estudiantes, se sintetizaba en la demanda escrita en los carteles que se agitaban en Parkland: “¡Las oraciones y condolencias no son suficiente! Nuestros funcionarios del gobierno necesitan actuar ya o renunciar a su puesto”. Otra pancarta repudiaba la “adicción a las armas de los estadunidenses”, causante de la epidemia de tiroteos.

Diez años luchando. Frente al silencio de los republicanos, los líderes demócratas se solidarizaron con los jóvenes estadunidenses.

“Nosotros llevamos luchando esta cuestión durante los últimos diez años. La gran diferencia es que ahora los tenemos a ustedes, los estudiantes”, proclamó Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, que participó en la marcha.

 

Imprimir