Mundo

Tensión máxima: Londres expulsa a 23 diplomáticos rusos

Bronca en el Consejo de Seguridad por el envenenamiento del exespía ruso. Estados Unidos se une a Reino Unido y culpa a Moscú del ataque. Rusia replica que el gobierno de May sólo hace “propaganda”

La tensión diplomática entre Reino Unido y Rusia a raíz del ataque a un exespía ruso con un agente nervioso en el sur de Inglaterra la semana pasada subió ayer un peldaño más luego de que Londres decidió expulsar del país a 23 diplomáticos rusos.

Esta decisión llegó tras expirar, la medianoche del miércoles, el ultimátum que el gobierno británico dio a Moscú para que diera explicaciones por el ataque contra Serguéi Skripal y su hija Yulia, ultimátum que el Kremlin decidió ignorar.

El gobierno de Theresa May consideró que la decisión rusa de no atender las exigencias de Downing Street para que aclarara su implicación en los hechos fue una muestra de “completo menosprecio” por parte del gabinete de Vladímir Putin.

El ejecutivo británico ha identificado a los diplomáticos rusos como “agentes de los servicios secretos encubiertos”, y ahora tienen una semana para abandonar Reino Unido. La medida es la mayor que ha llevado a cabo el país en treinta años, según dijo la propia primera ministra británica.

May continuó asegurando que Moscú no ha aportado ninguna explicación “creíble”, como requirió Londres, sobre el componente químico de tipo militar que dejó “en estado crítico” a Skripal y a su hija, o sobre cómo Rusia pudo haber “perdido el control” del mismo para que cayera en otras manos.

En lugar de proporcionar alguna argumentación, dijo May, Moscú ha respondido con “sarcasmo, desprecio y resistencia” y no ha aclarado “por qué cuenta con un programa de armamento químico no declarado, contraviniendo la legislación internacional”.

OTRAS MEDIDAS. Londres decidió también revocar una invitación al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, para visitar el Reino Unido, cita que aún no tenía fecha, y además, anunció que ningún miembro de la familia real británica, ni del gobierno, asistirá al Mundial de Fútbol que se celebrará este verano en Rusia

Finalmente, Reino Unido también incrementará los controles a ciudadanos rusos que viajen al país.

EU CULPA DIRECTAMENTE A RUSIA. A raíz del escándalo, Reino Unido convocó ayer de urgencia una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para denunciar la actitud de Rusia. Allí, el viceembajador británico ante Naciones Unidas, Jonathan Guy Allen, encontró el respaldo de su homóloga estadunidense, Nikki Haley.

Haley afirmó que EU cree que Rusia es responsable” del ataque, y exigió que el Consejo haga que Moscú responda por sus actos, que consideró “parte de un alarmante aumento del uso de las armas químicas”, recordando los casos ocurridos, sobre todo, en Siria.

La diplomática estadunidense sentenció que si el Consejo de Seguridad no actúa, el ataque al exespía ruso no será el último: “Podría llegar a ocurrir en Nueva York u otra ciudad de países que se sientan en este Consejo”, advirtió Haley.

CONTRAATAQUE RUSO. Ante las duras acusaciones, el representante ruso en la ONU, Vasili Nebenzia, insistió en que su país no tiene nada que ver con el intento de asesinato contra Skripal, denunció que “lo último en lo que están interesadas las autoridades del Reino Unido es en encontrar la verdad” y acusó que Londres sólo está haciendo “propaganda”.

De hecho, Nebenzia llegó a sugerir que Londres pudo estar detrás del ataque: “Si el Reino Unido está tan convencido de que se trata del agente “Novichok”, entonces es que tienen una muestra, tienen la fórmula y son capaces de producirlo”.

 

Imprimir