“El problema de nuestros países es que nadie se preocupa de la cultura”: Carlos Saura | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 15 de Marzo, 2018

“El problema de nuestros países es que nadie se preocupa de la cultura”: Carlos Saura

Entrevista. El cineasta español conversó con Crónica sobre su regreso al cine mexicano con el proyecto El rey de todo el mundo, el que también rendirá homenaje a Chavela Vargas, Rocío Durcal y Juan Gabriel

“El problema de nuestros países es que nadie se preocupa de la cultura”: Carlos Saura | La Crónica de Hoy
“Yo veo al cine mexicano un poco híbrido, pero la época es así. Estoy seguro de que aquí hay jóvenes con talento”, comentó.

Es natural que en el cine de Carlos Saura se vea a niños extasiados por escuchar a su madre interpretar melodías, casi siempre nostálgicas. Es frecuente quizás porque su madre tocaba el piano a diario para no perder el hábito de la profesión que había abandonado al casarse, y él la escuchaba ensimismado. Sin embargo, su pasión por la música no se limita a ese juego de nostalgia sino a un fanatismo por la música popular que se debe a su gusto por bailar:

“Mi mamá era pianista de música clásica. Mi pasión por la música popular va por otro lado. He hecho como 14 musicales, y la mayoría es sobre lo popular. En mis gustos hay de todo. Hay cosas que son muy vitalistas, otras que son muy tristes, está Chavela Vargas que te hacen llorar, o los fados también…

“Hay música para todo. Lo que es bonito del musical es poder jugar con ritmos diferentes (…) Lo hermoso de la música es cantar y bailar, pero los jóvenes de hoy en día ya no aprecian esta música, de algún modo evitan el folclor”, expresó el realizador en una charla con Crónica, llevada a cabo en el Hotel Demetria de la capital de Jalisco, como parte de su visita como invitado de honor en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

El español, director de filmes como Deprisa, deprisa (1981), con la que ganó el Oso de Oro de la Berlinale; La prima Angélica (1974), que se llevó el Premio del Jurado de Cannes; de Carmen (1983), que se llevó el BAFTA a la Mejor Película de Habla no Inglesa, tiene una obsesión cotidiana. A donde va carga una cámara fotográfica y una libreta en la que toma notas y dibuja. Fotografía todo lo que ve, o lo pinta, o pinta sobre sus propias fotografías, como ha hecho ya para algún libro y varias exposiciones.

Desde que llegó a Guadalajara toma fotos y se muestra más complaciente de lo que  puede esperar un miembro de la prensa, luego de que es sabido su disgusto por hablar: “Yo daría cualquier cosa por no hacer nunca una entrevista ni ir nunca a ningún festival una vez que acabo una película. Me gustaría tener un productor que me dijera: ‘mira, vas a hacer una película al año y, una vez que la hagas, desapareces para ir preparando la siguiente’”, dijo recién.

Pero él sonríe y posa para un puñado de fotógrafos. Está feliz sobre todo por su nuevo proyecto en México y lo canta literalmente: “Y tú que te creías el rey de todo el mundo”, dice y tararea ese tema que se llama “Fallaste, corazón”, de la autoría de Cuco Sánchez, y que desde los años 50 comenzó a hacer popular Pedro Infante en la película La vida no vale nada (1955), “de joven me gustaba mucho esa canción. Ahora la canta todo el mundo, no sólo Pedro Infante. He visto ya una lista de más de 40 personas que han cantado esta canción”, comentó.

El cineasta confirmó a Karla Souza y al bailarín Isaac Hernández como parte del elenco, agregó a Alejandro Fernández a la lista de cantantes que participarán; a nombres como los de Joaquín Sabina, Lila Downs, Jesse & Joy y Armando Manzanero; explicó que el filme incluirá homenajes a Chavela Vargas, Rocío Durcal y Juan Gabriel, y también habló de que aún no tiene claro el argumento del filme pero sí sus intenciones:

“La idea es ésa, que hay un gusto por la música. La idea es hacer un musical de lo que a mí me gusta más, porque en ese sentido sí soy muy especial, porque en México hay muchas cosas tan hermosas, que se tiene que hacer una selección rigurosa desde los actores, a las canciones y cantantes”, expresó el realizador.

“No sé qué voy a plasmar en este musical, de alguna manera es mostrar la música que hay en México para que el mundo la conozca, y sobre todo los bailes, y también pretendo ir un poco más allá del folclor, mi idea es intentar hacer cosas nuevas”, añadió mientras su hija Anna, quien es su productora en este nuevo proyecto, trabaja en un costado del lugar de la charla.

El rey de todo el mundo será el título del filme que marca su regreso al cine mexicano después de más de 35 años, cuando en 1982 rodó su primera película latinoamericana: Antonieta, la historia de una mujer durante la Revolución Mexicana. Ahí descubrió su gusto por los corridos mexicanos y de ahí nace un poco la idea de este filme:

“Va a ser más contemporáneo, más rítmico, no lo sé. Va a depender de una estructura porque los números musicales serán parte de una historia. Es una acumulación de cosas. En Argentina hice dos musicales, aquí hiceAntonieta, he hecho Fados en Portugal, en España he hablado sobre todo del tema del flamenco y estoy muy interesado por la música popular. Los corridos mexicanos, porque son preciosos, nos cuentan una historia. Yo pienso que desgraciadamente eso se ha perdido, ésa era una buena forma de narrar una historia. También me gustan los boleros”, destacó.

“Cuando yo vine a México a rodar mi primera película, no estaba tan informado sobre lo que ocurría en el cine mexicano. Yo estuve mucho tiempo en México, y conocí San Luis Potosí y su historia, luego hice otros viajes aquí, antes y después. De hecho yo vine aquí con la idea de hacer El Dorado, que terminé haciendo en Costa Rica”, dijo.

Y es que a México lo conoce además de por su música, por su cine: “El cine mexicano de cuando conocí a Jorge Negrete era muy potente, destacaba mucho El Indio Fernández pero también muchos otros directores. Se veían sus películas en todas partes de Europa y en España fueron ídolos. Pedro Armendáriz era un actor maravilloso, era un tipo guapo y con mucho talento. No sólo era un cine donde había un folclor de las canciones populares, sino que tenía una vigencia en el mundo entero”, destacó.

Aunque hoy el cine que encuentra en el país muy diferente: “No conozco tanto el cine mexicano actual. Me da un poco de pena la idea de marcharse a Estados Unidos para hacer cine, pero es inevitable para algunos directores. Yo veo al cine mexicano un poco híbrido, pero la época es así. Estoy seguro de que aquí hay jóvenes con talento”, comentó.

Hacia la parte final de la charla explica que hay algo que une más a España y México y es su crisis cultural: “Creo que el problema de nuestros países es que nadie se preocupa mucho de la cultura. Hay excepciones, pero pocas. En España pasa exactamente lo mismo que en México. La cultura es una cosa que dan por hecho que ésta funciona por sí sola, no la protegen y entonces empiezan a pasar peores cosas”, destacó.

“Lo que se conoce fuera de España, aparte del Real Madrid y el Barcelona, que son equipos de futbol estupendos, y de que es un país muy amable; aparte de eso se conoce al país por Lorca, Dalí, Picasso, Buñuel, Cervantes y yo que sé, lo que da proyección al mundo es la cultura. Lo que queda con el tiempo son sus figuras, porque los lugares desaparecen, ya casi nadie se acuerda de cómo era España hace muchos años, se va olvidando todo pero la cultura queda y cuenta, y eso creo que también pasa en México”, concluyó, se levantó y fue a tomar el sol.

Imprimir