Sustenta México grandes avances en materia de igualdad - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 15 de Marzo, 2018
Sustenta México grandes avances en materia de igualdad | La Crónica de Hoy

Sustenta México grandes avances en materia de igualdad

Diva Hadamira Gastélum

Los derechos económicos, sociales y culturales son parte de la Declaración Universal de Derechos Humanos, considerados derechos de segunda generación y fundamentales para lograr la satisfacción de las necesidades básicas de las personas y el máximo nivel posible de vida digna.

Hace ya 37 años que el Senado mexicano ratificó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC); desde entonces, asumió el compromiso de velar, dar cumplimiento y garantizar el pleno goce de los derechos económicos, sociales y culturales de la sociedad mexicana.

A partir de su ratificación, se establecieron las obligaciones relacionadas con su cumplimiento; compromiso que cada año realiza México a través de la rendición de un informe ante el Secretario General de Naciones Unidas, sobre las acciones emprendidas para garantizar los derechos del Pacto; además de sustentarlo ante el Comité del PIDESC, tal cual como lo mandatan los artículos 16 y 17 del mismo.

Hace unos días, la delegación gubernamental mexicana, liderada por el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, embajador Miguel Ruiz Cabañas, y conformada por diversos funcionarios de las dependencias de gobierno en la materia y de su servidora como representante del Senado de la República, asistimos a la 63ª Sesión celebrada en Ginebra, Suiza, para sustentar el V y VI Informe PIDESC enviado el pasado mes de junio de 2017.

Ha sido un diálogo muy interesante sobre los avances que ha tenido nuestro país en la materia, principalmente los logros alcanzados en el marco jurídico nacional y en la elaboración e implementación de políticas públicas.

La sustentación del informe se llevó a cabo a través de dos importantes sesiones. En la primera abordamos las medidas emprendidas por el Estado mexicano referentes a la libre autodeterminación, la maximización de los recursos del país para alcanzar la plena efectividad de los derechos referidos, la igualdad entre hombres y mujeres y el Derecho al trabajo y la seguridad social.

Es en esta sesión que tuve la oportunidad de destacar los grandes avances para lograr la igualdad de género desde el Poder Legislativo, resaltando que México es pionero en América Latina en establecer un marco jurídico para el acceso a una vida libre de violencia y la tipificación del feminicidio, homologado en las leyes estatales de las 32 entidades federativas. Asimismo, la importante y fundamental Ley de Igualdad entre mujeres y hombres.

Igualmente, el avance de las mujeres en materia de participación política y la lucha contra la violencia política por razón de género; y es que, gracias a las reformas constitucionales impulsadas por el gobierno actual, se logró la paridad de género en las candidaturas de elección popular y la transversalización de la perspectiva de género en el Plan Nacional de Desarrollo 2012- 2018.

Durante la segunda sesión dialogamos sobre las acciones para la protección de la familia y las mujeres en etapa de maternidad, la explotación económica y social a los niños y adolescentes, el derecho de toda persona a un nivel de vida digno, al disfrute del más alto nivel de salud física y mental; así como a un medio ambiente sano y el derecho a la educación y a participar en la vida cultural.

Por supuesto que parte importante de esta sesión fue la aprobación de la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes, misma que nos tomó casi 25 años para su creación. Uno de los apartados que más resaltan y llaman la atención de esta ley, es el establecimiento de la edad mínima de 18 años para contraer matrimonio, foco rojo en las recomendaciones que anteriormente le habían hecho a México.

De igual manera, otro de los temas cruciales es el matrimonio infantil, problemática que atenta contra el desarrollo de la niñez y adolescencia mexicana; equiparándolo —muchas veces— como una de las formas mayormente generalizadas de abuso y explotación sexual. Ante ello, el Estado mexicano, consciente de tal problemática, impulsó diversas acciones para acelerar el proceso de armonización legislativa a nivel local para lograr su prohibición expresa, así como la eliminación en todo el país de excepciones y dispensas que permitan que las niñas, niños o adolescentes contraigan matrimonio.

Esta armonización también tuvo como propósito homologar los elementos del delito de estupro relacionado con la edad del consentimiento sexual. A pesar de este gran esfuerzo, aún resulta necesario que cuatro entidades federativas —que todavía permiten el matrimonio infantil— armonicen su legislación mediante las reformas correspondientes.

Garantizar el pleno goce de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales en nuestro país es nuestro compromiso, por ello, más allá de exponer y sustentar los avances que hemos tenido en los últimos 12 años, seguiremos trabajando para que el Estado mexicano multiplique y fortalezca las acciones y buenas prácticas que regulan la protección de los derechos fundamentales de la sociedad mexicana.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios