Mundo

Acordonan casa de policía inglés afectado por agente nervioso ruso

La policía británica acordonó ayer la casa del detective Nick Bailey, ingresado por haber estado en contacto con el agente nervioso que envenenó al exespía ruso Serguéi Skripal y a su hija Yulia.
La investigación se ha extendido así a la localidad inglesa de Alderhort, una población de unos tres mil habitantes situada a media hora en coche de Salisbury, donde se encontró a Skripal y a su hija.
La policía avisó a los vecinos de Alderhort de que esta jornada extendería sus pesquisas por las calles de alrededor de la casa del detective y comenzaron a acordonar la zona y a restringir el acceso.
Según los vecinos, los agentes montaron tiendas frente a la entrada de la casa de Bailey y, después, se llevaron los coches del detective y de su mujer.
Bailey fue uno de los primeros agentes en atender a Skripal, de 66 años, y a su hija Yulia, de 33, cuando fueron encontrados inconscientes en las calles de Salisbury.
Tras ocuparse de los dos afectados y aparentemente registrar su coche en busca de pruebas, el agente fue examinado por los profesionales sanitarios, quienes le dieron el alta. Horas después y tras haber vuelto a su casa, Bailey regresó a urgencias por encontrarse extremadamente mal y fue ingresado en el hospital por envenenamiento, donde continúa “estable”, pese a la gravedad de su estado los pasados días.

Imprimir