Mundo

Kuczynski enfrentará segundo proceso de destitución en el Congreso peruano

Los argumentos de los legisladores para llevarlo al banquillo se apoyan en su permanente “incapacidad moral” y por sus presuntos vínculos con la polémica empresa brasileña Odebrecht

El Congreso de Perú aprobó ayer debatir la moción para destituir al presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, por permanente incapacidad moral y por sus presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.
El pedido de destitución recibió el voto de 87 legisladores a favor, 15 en contra y 15 abstenciones.
Kuczynski, elegido en 2016 para gobernar hasta el 2021, se presentará nuevamente ante el pleno del Parlamento, en un plazo máximo de diez días, para defenderse del pedido de destitución por “permanente incapacidad moral”, como ya hizo con éxito en diciembre del 2017.
ARGUMENTO. El pedido de destitución responde a las asesorías financieras que Kuczynski hizo para Odebrecht por 782 mil dólares entre 2004 y 2007, a través de su empresa Westfield Capital cuando era administrada por su socio chileno Gerardo Sepúlveda.
En esa época, Kuczynski era ministro del gobierno del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), denunciado a su vez por presuntamente recibir un soborno de 20 millones de dólares de Odebrecht.
Precisamente ayer, Kuczynski respondió a un interrogatorio del fiscal Hamilton Castro sobre el presunto soborno a Toledo para adjudicar la construcción de dos tramos de la carretera Interoceánica sur a Odebrecht en 2004.
Tras la diligencia, el mandatario escribió en Twitter que no tiene “nada que ocultar” y que está “dispuesto a declarar con total transparencia ante las instancias correspondientes”.
IMPLICADOS. Este viernes, Kuczynski también declarará a la comisión Lava Jato del Congreso que investiga las denuncias de corrupción contra funcionarios peruanos vinculados a Odebrecht y otras empresas brasileñas.
El pedido de destitución presidencial también se apoya en 140 transferencias bancarias en cuentas de Kuczynski que presuntamente lo involucran con Odebrecht, Westfield y First Capital, la consultora de Sepúlveda, según un reporte que el Banco de Crédito del Perú (BCP) entregó a la Fiscalía peruana.
Asimismo, Odebrecht entregó un apoyo de 300 mil dólares a la campaña electoral de Kuczynski en 2011, comicios en los que ganó Ollanta Humala (2011-2016), según la declaración a fiscales peruanos del exdirectivo de la compañía.

Imprimir