Nacional

Mientras el líder se registraba ante el INE, generales ponen a punto la maquinaria morenista

Marcelo Ebrard decidió quedarse lejos durante el mensaje que Andrés Manuel López Obrador dio, una vez que éste hubo llevado a cabo su registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) como candidato a la Presidencia de la República.

Al salir del registro, Ebrard se apreciaba serio y pensativo, ­incluso no se quitó la mano de la barbilla por alrededor de 30 minutos y no dejaba de observar el templete donde López Obrador ofrecía su discurso ante los mineros. A pesar de que mujeres y hombres se acercaban a él para pedirle fotografías, no mudaba su aspecto preocupado. Sin embargo, dejó de mostrarse intranquilo cuando uno de sus colegas salió y le aseguró que todo estaba en orden.

—¿Ya quedó listo todo?, ­¿Estás seguro que todo quedó bien, sin ningún problema?–dijo Marcelo Ebrard

–Ya está todo, no tienes de qué preocuparte, es seguro –explicó su colaborador.

Después de obtener la respuesta que deseaba se relajó y, de manera inmediata, se acercaron a él, Ricardo Monreal y el senador Carlos Merino.

Entre bromas, la conversación llegó al tema de las acusaciones que se le dirigen a los ­morenistas, como el desvío de recursos cuando están en cargos públicos.

El senador Merino platicó su experiencia  entre risas: “yo sólo les dije ‘si me van a detener, háganlo y ya, llévenme”, decía mientras mostraba las manos de forma que simulaba como si le pusieran las esposas. Como respuesta, Ebrard, Monreal y compañía se reían. Marcelo aceptaba sin mucho ánimo dialogar o tomarse una foto con los militantes que se le acercaban, pero no dejaba de estar al pendiente de lo que Andrés Manuel decía en el estrado.

Ricardo Monreal platicaba de manera un tanto secreta con los colegas que se acercaban (inclinaba la cabeza para hablar pegado a su interlocutor). Después de haber platicado con uno de ellos, le señalaron: “haces bien, todo debe estar realmente bien estructurado y detallado. Haces bien, tú no te metas en más problemas, al fin y al cabo, lo sabes”.

LLEGADA DEL LÍDER. Andrés Manuel llegó en punto de las 13:15 horas junto a esposa Beatriz Gutiérrez Müller. Un grupo de mineros esperaban desde las 09:00 horas bajo el sol.

Afuera de las instalaciones del INE, vendedores ambulantes aprovechaban la presencia de los mineros y el fuerte calor para vender sin parar diferentes modelos de gorras con la leyenda “Morena” y con la imagen de la caricatura del Peje.

En tanto que adentro, en la sala de registros, ya esperaban los militantes y políticos. Platicaban entre ellos y se ponían al tanto de las políticas realizadas en cada uno de los estados, incluso se quejaban del ataque contra los chapulines, los recién llegados al Movimiento de regeneración Nacional: “No puedo creer que sigan diciendo (criticando) por lo de los chapulines, no se han dado cuenta que sólo lo hacen por envidia... todos creen en López Obrador y el cambio que hará”, dijo uno de los senadores que se encontraba en espera de que comenzara el evento.

Algunos se saludaron y esperaron a que el evento diera inicio, aunque al ver la llegada de Claudia Sheibaum, candidata a Jefa de Gobierno, los más cercanos no dudaron en saludarla de manera efusiva.

La mayoría de las mujeres presentes no se volvieron a despegar de ella y la acompañaron durante todo el evento, a excepción de Yeidckol Polevnsky y Dolores Padierna. Al final, ambas mujeres se fueron solas.

A pesar de que acudieron todos los actores políticos de Morena, los delegados en la Ciudad de México apenas se dirigieron la palabra, o en el caso de Rigoberto Salgado, el cuestionado delegado en Tláhuac, nadie se acercó a él y lo dejaron solo.

Mientras que los experredistas Víctor Romo y Beatriz Olivares, decidieron saludarse de lejos y no volver a cruzar mirada.

En la sala de registro, únicamente se encontraron Hugo Eric Flores, presidente de Encuentro Social, Alejandro González Yáñez presidente del Partido del Trabajo y Yeidckol Polevnsky, los únicos invitados al registro del candidato fueron militantes morenistas y sin más representantes del PT y PES.

Después de una hora cuarenta minutos, los morenistas, el grupo al que muchos temen y que hoy tiene un candidato presidencial muy, muy fuerte, se retiraron del INE.

La jornada electoral está cada vez más cerca.

Imprimir