Mundo

Moscú responde a Londres y expulsa a 23 diplomáticos británicos

Como parte de la represalia, el Kremlin también cerrará las oficinas consulares inglesas en San Petersburgo y frenará las actividades internacionales de relaciones culturales y oportunidades educativas

Mientras sube de tono la crisis entre Reino Unido y Rusia por el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, la premier británica, ordenó a especialistas en agentes tóxicos continuar con el rastreo del agente venenoso en sitios visita

El gobierno ruso del presidente Vladimir Putin, ordenó ayer la expulsión de 23 diplomáticos británicos, en respuesta a idéntica decisión del Reino Unido, a raíz del conflicto abierto entre ambos países tras el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo. Moscú da una semana a los funcionarios ingleses para dejar el país, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

“Se declaran personas no gratas y se expulsa en el plazo de una semana a 23 diplomáticos de la embajada del Reino Unido en Moscú”, según el comunicado de Exteriores ruso.

Moscú también comunicó, como parte de su represalia, que cerrará las oficinas consulares británicas en la ciudad de San Petersburgo y que frenará las actividades de la organización británica internacional de relaciones culturales y oportunidades educativas.

MEDIDAS. Asimismo informó que se reserva el derecho de tomar otras medidas en respuesta a próximas “acciones no amigables” de Reino Unido.

Como consecuencia del intento de asesinato por medio de un agente neurotóxico del que fueron víctimas Skripal y su hija, las relaciones entre Moscú y Londres han entrado en terreno peligroso, según reportes de la cadena Univisión.

Reino Unido culpa a Rusia del ataque al exespía, suceso que se registró en territorio británico, ante lo que el Kremlin se ha negado a dar explicaciones.

El pasado 14 de marzo, la primera ministra británica, Theresa May, ordenó la expulsión de 23 diplomáticos rusos de Reino Unido, y suspendió todos los contactos de alto nivel y cualquier tipo de intercambio oficial con Moscú.

INVERSIONES. Además de congelar algunas inversiones de Moscú en Reino Unido, que considera “sospechosas”, ordenó nuevos controles en los vuelos privados rusos y canceló la visita de altos funcionarios de su gobierno y de los Duques de Cambridge al Mundial de futbol que tendrá lugar este año en Rusia.

La reacción de May ante las acciones de Rusia es desafiante, pues dijo ante un foro del Partido Conservador, que anticipaba una respuesta de ese tipo y que va a considerar, junto a sus aliados y socios, los pasos a dar en los próximos días.

De hecho, Londres ya informó ayer, tras conocer la expulsión de sus diplomáticos, que estudiará a partir de la próxima semana nuevas represalias contra Moscú.

Denuncia

-El gas que atacó a Skripal se desarrolló en Occidente: Kremlin

El gobierno ruso aseguró ayer que el llamado gas “Novichok”, con el que según Reino Unido fueron envenenados el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, fue desarrollado en Occidente, y no en Rusia como denuncia Londres, dijo a la televisión estatal Rossia.

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, apuntó al Reino Unido y a Estados Unidos como los países donde con mayor probabilidad se sintetiza al agente tóxico, aunque también citó a la República Checa, Eslovaquia y Suecia como posible origen del gas.

“Nunca, ni el territorio de la Unión Soviética, ni tampoco en Rusia, se llevaron a cabo investigaciones que se llamaran o tuvieran como nombre en clave ‘Novichok’”, aseguró Zajárova.

El verdadero origen del gas venenoso solo se conocerá “cuando la primera ministra del Reino Unido y demás expertos británicos entreguen la fórmula” de ese agente químico, dijo la portavoz rusa.

Imprimir