Vive Latino con acento inglés | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 18 de Marzo, 2018

Vive Latino con acento inglés

Vive Latino con acento inglés | La Crónica de Hoy

Uno de los invitados de lujo de este año fue el controversial cantante británico Morrissey, que fiel a su costumbre le puso emoción a su presentación como en cada lugar que pisa. De entrada, hace unos días pidió que no se vendiera comida hecha con carne, porque él es un ferviente vegetariano y amenazó, como siempre, con cancelar su presentación para jugar con el temor de su audiencia que ya lo vio cancelar en una ocasión para la misma fiesta. Luego de su llamativa presentación en el programa mañanero Sale el sol, en un hecho sorpresivo, las redes sociales no perdonaron su playback, y la oleada de memes se hizo presente con su imagen que parecía preguntarse “¿Qué hago aquí?”, hasta que la noche de ayer en el Vive Latino, contestó a su pregunta.

Los primeros en abrir los escenarios fueron Los Moustros del Espacio Exterior, que abrieron el escenario Escena Indio, con acto de rebeldía; mientras Donkristobal se presentaba en la Carpa Intolerante; y Los de Abajo se alistaban en el escenario principal para ofrecer una fiesta de surf con temas como “Skapate” o “Labios rojos”.

La banda argentina de reggae, Los Cafres se presentó, bajo un sol radiante, en el escenario principal del Autódromo Hermanos Rodríguez, donde interpretaron algunos de sus éxitos más emblemáticos, ante un público numeroso que se movía de un lado al otro con temas como “Perdón”, “Hace falta”,” No puedo sacarte de mi mente”, “Momento”, “Aire”, “Tus ojos”, “Suerte que te vi”, entre otras.

Los californianos de Chicano Batman pusieron a bailar con funk; mientras que en otro escenario, Amandititita tenía como invitado a Rubén Albarrán, de Café Tacvba. Allison revivió algunos temas con los que se hicieron populares lustros atrás, y KLUB dio cátedra de su combinación de reggae y ska. Más tarde vimos otros clásicos resurgir en Rock en tu Idioma Sinfónico Vol. 2, con Sabo Romo al frente, junto a invitados de lujo, todo para dar vida a “Duerme soñando”, “El son del dolor” y “Ni tú ni nadie”, en el escenario principal.

En un rincón del Autódromo Hermanos Rodríguez, más temprano aparecían por sorpresa algunos como Liran’ Roll o El Haragán y Compañía, y por la tarde otros como La Moska Tse Tse, que amenizaron el traslado de los miles de asistentes entre escenario y escenario.

Al caer del sol se presentó en la Carpa Intolerante, La Vodkanera, agrupación que bajo su ritmo incisivo a base de ska, puso a bailar a la gente, que poco a poco se aglomeró frente al escenario. Su ­peculiar instrumentación apoyada en los metales que acompañan al acordeón, animaron a los asistentes a escuchar su nuevo álbum titulado Bailando con el diablo.

Pero la multitud esperaba esta noche especialmente a un artista. Al polémico vegetariano que llegó al escenario con menos euforia que el año anterior, mucho menos político, pero complaciente.

El cantante británico cumplió su cometido. Al menos durante su presentación en el festival. La venta de comida con carne fue suspendida por poco más de una hora, en la que Morrissey se dispuso a complacer a sus fanáticos mexicanos. No hubo diálogo político con polémica, salvo algunas imágenes de violencia en las pantallas del escenario. Su actuación fue más discreta de lo que se esperaba. Comenzó su presentación con un  homenaje a Elvis Presley con su versión de “You’ll be gone”, a la que siguieron “I wish you lonely” y “The last of the famous international playboy”. El ambiente se mostró solemne. Sólo algunos coreaban los temas, sobre todo los que aludian a The Smiths como “How soon is now?”, o éxitos como “Suedehead”. “My love, I’d do anything for you”, “The bullfighter dies” y “When you open your legs” siguieron en la velada. Hacía el cierre trató de animar a los miles de fanáticos frente a él, se quitó su camisa blanca y alzó las manos eufórico con el tema “Judy is a punk” con el que recordó a The Ramones.  Antes también se escuchó “Jack the ripper” y “Alma matters”.

En el escenario secundario se presentó la banda mexicana Paté de Fuá, para contar sus historias musicalizadas e invocar a “El Fantasma enamorado”. Yayo (vocalista) invitó a continuar con el carnaval bajo el lema “Esto también es rock and roll”, momentos previos a que comenzara a sonar “La Canción de Linyera”. La función continuó para dar paso al primer sencillo de su más reciente material Mujeres ajenas, con la canción “Estos celos”, tema que hiciera famoso Vicente Fernández. “Viva México cabrones” fue el grito que unió a todo el público para cantar otros temas como “Celoso y desubicado” y “Vamos a morir”, este último de su disco Película muda.

Los Amigos invisibles subieron al escenario; luego de que un número considerable de personas se aglomerara anticipadamente, que con impaciencia recurriera a silbidos y gritos para exigir a los venezolanos que iniciaran el show,  y tras una cuenta regresiva, la banda descargó todo su rock-funk pegajoso con temas como “Que rico!!”, “Viajero frecuente del amor” y “Dame el mambo”, tema para el cual invitaron a subir al escenario a Mcklopedia; para continuar con “Ultra funk” y  “Ésas son puras mentiras”, entre otras.

Originarios de Zacatecas, Enjambre es una de las bandas de rock más representativas de México en la actualidad. En un horario difícil les tocó cantar: por la tarde, cuando el sol tenía su ocaso y la luz les daba de lleno en el rostro. El público les respondió con entusiasmo y cantó sus temas, desde ésos de su más reciente disco, Imperfecto extraño, como “Luces de periferia” y “Tercer tipo”, hasta otros harto reconocidos, como “Visita”, “Manía cardiaca “ o “Cámara de faltas”, que entregó uno de los momentos más eufóricos de la jornada.

 

 

Imprimir