Mundo

Trump ya ataca directamente al fiscal especial Mueller

Critica la falta de republicanos en la investigación, omitiendo que el propio encargado de liderarla lo es

Crece el nerviosismo en la Casa Blanca ante avance de la investigación.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió ayer de nuevo contra la investigación sobre la trama rusa dirigida por el fiscal especial Robert Mueller, que está en negociaciones para interrogar al mandatario con el fin de dilucidar su posible papel en la injerencia de Moscú en las elecciones de 2016.

La novedad es que por primera vez Trump atacó directamente a Mueller y a su equipo, un día después de que el abogado personal del presidente, John Dowd, pidiera el fin de la investigación al considerar que fue “manufacturada” por los exdirigentes del FBI por motivos políticos.

“¿Por qué el equipo de Mueller tiene 13 demócratas de línea dura, algunos de ellos grandes simpatizantes de la Corrupta Hillary (Clinton), y cero Republicanos? Hace poco añadieron a otro demócrata... ¿Alguien cree que esto es justo?”, escribió Trump en Twitter.

Trump omitió que, de hecho, el propio Mueller es republicano, y que fue nominado en 2001 como director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) por George W. Bush, presidente también republicano.

Para Trump, repetir en Twitter que su campaña no conspiró con Rusia es casi el pan de cada día, pero nunca había mencionado directamente a Mueller en sus tuits hasta la tarde de este sábado.

“La investigación de Mueller nunca debería haber empezado, porque no hubo conspiración y no hubo crimen. Se basó en actividades fraudulentas y en un falso dossier financiado por la Corrupta Hillary”, tuiteó Trump el sábado.

COMEY Y McCABE. Además, Trump ayer también arremetió contra James Comey, el director del FBI a quien él despidió en mayo del año pasado, y a quien llamó “mentiroso”. Este le replicó en otro tuit que pronto su historia saldrá a la luz (en referencia a su libro, a punto de publicarse) y los estadunidenses podrán juzgar por sí mismos quien es honorable y quién no.

Trump también tuvo tiempo para atacar a Andrew McCabe, el número dos del FBI, y colaborador de Comey, a quien el fiscal general, Jeff Sessions, despidió el viernes, dos días antes de su retiro, por, supuestamente, haber hecho “una filtración no autorizada a un medio de comunicación”.

CRÍTICAS REPUBLICANAS. El senador republicano Lindsay Graham manifestó a la cadena CNN que, si Trump intentara despedir a Mueller, “ese sería el principio del final de su Presidencia, porque este país respeta la ley”. Otro congresista republicano, Trey Gowdy, recomendó a Trump que si es “inocente, actúe como tal”, en lugar de atacar a Mueller.

 

Imprimir