Bienestar

Faltan diagnóstico y tratamiento oportunos para cáncer de pulmón

Con el tratamiento adecuado, la supervivencia media en pacientes con cáncer de pulmón puede aumentar hasta 3 años.

Es la primera causa de muerte por tumor

En México, del 80 al 97% de las personas con cáncer de pulmón mueren el mismo año en que fueron diagnosticados, principalmente por la falta de acceso a tratamientos, lo que coloca a la enfermedad como la primera causa de muerte por cáncer a nivel nacional.

El cáncer de pulmón se ha convertido en un grave problema de salud pública en México, ya que, por lo general, se diagnostica en etapas avanzadas (el 95% de los casos en etapas III y IV). La supervivencia media es de 4 a 5 meses sin tratamiento, pronóstico que aumenta de 2 a 3 años con el tratamiento adecuado.

Los síntomas comunes del cáncer de pulmón incluyen:

  • Una tos que no desaparece y empeora con el tiempo
  • Dolor constante en el pecho
  • Tos con expectoración con sangre
  • Falta de aire, silbidos al respirar o ronquera
  • Problemas repetidos por neumonía o bronquitis
  • Inflamación del cuello y la cara
  • Pérdida del apetito o pérdida de peso
  • Fatiga

A pesar de que en México existe la creencia de que la principal causa para desarrollar cáncer de pulmón es el tabaquismo, el Dr. Rolf A. Stahel, director del Cancer Center Zurich y responsable del Centro de Oncología Pulmonar y Torácica, asegura que no es la única (ni la más común).

“Hay una enorme proporción de personas que tienen cáncer de pulmón no causado por tabaquismo, ya que otros factores principales son la contaminación ambiental, infecciones como la tuberculosis, la genética y, por supuesto, el humo de leña”, comentó el Dr. Stahel.

En la actualidad, se ha encontrado que medicamentos innovadores elevan la oportunidad de intervenir de manera temprana a pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas, que no han respondido satisfactoriamente a tratamientos con quimio o radioterapia.

“En México, este padecimiento se encuentra entre los cinco tipos de cáncer que más matan y es la primera causa de muerte por tumor”, puntualizó el Dr. Óscar Arrieta, Jefe de la Unidad de Cirugía Torácica del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN). “El gran problema que tenemos en nuestro país, además del diagnóstico tardío -solo el 1% de los casos se detecta en fases tempranas-, es que los servicios públicos de salud, como el Seguro Popular, no atienden de manera especializada a los pacientes con cáncer de pulmón, ni contemplan tratamientos innovadores”, complementó el Dr. Arrieta.

Ante esta situación, surgen asociaciones como Respirando Con Valor, A.C., formada en el año 2009 para apoyar a pacientes con cáncer de pulmón y sus familias, proporcionando información sobre la enfermedad, alternativas de tratamiento y derechos de los pacientes.

“Nuestra misión es apoyar a los pacientes a nivel nacional en el marco del derecho a la salud para que se les garantice el diagnóstico oportuno, el acceso a la mejor terapia posible y se reduzca la incidencia de este padecimiento que cobra la vida de 22 personas diariamente en el país”, enfatizó la Lic. Patricia Mondragón, Presidenta y Fundadora de Respirando con Valor. “Para nosotros es de gran importancia seguir luchando para que el sector salud, tanto a nivel privado como a nivel público, asegure el acceso a medicamentos innovadores y de alta gama”, finalizó Mondragón.

El cáncer de pulmón representa una de las cinco neoplasias con mayor gasto de bolsillo asociado a padecimientos respiratorios, debido a que los ciudadanos cubren en promedio más del 90% de los costos del tratamiento médico.

El encuentro de estos tres líderes se llevó a cabo en el marco de la conferencia de prensa “Cáncer Pulmonar, un Respiro por la Vida”, en la que, principalmente, se hizo un llamado a la población a acudir oportunamente al médico en caso de presentar algunos de los síntomas más comunes del cáncer pulmonar, y se solicitó a las autoridades asegurar el acceso a tratamientos contra este padecimiento y lograr así reducir el número de muertes anuales que cobra la enfermedad.

Imprimir